“El niño del año” vive en El Bronx: reconocen como héroe nacional su labor contra la crueldad animal y él sueña con trabajar en la NASA

"Me gusta exponer un poco a los animales y ayudarlos a ser adoptados", afirma Evan Bisnauth, un neoyorquino de 11 años que ha sido declarado héroe nacional por su labor de leerle a los mascotas para calmarlas

Mascotas en Nueva York.
Mascotas en Nueva York.
Foto: Cindy Ord / Getty Images

Evan Bisnauth, un neoyorquino de apenas 11 años, ha sido nombrado “el niño del año” por la Sociedad estadounidense para la prevención de la crueldad animal (ASPCA), en reconocimiento a su trabajo para ayudar a socializar a los perros adoptables, de una manera peculiar: leyéndoles.

Bisnauth, residente de El Bronx, comenzó a trabajar con animales en 2019 después de que su madre descubrió que un perro había muerto junto a una cerca cerca de su parada de autobús. Luego se pusieron en contacto con los Animal Care Centers (ACC) de Nueva York y el niño de entonces 9 años comenzó a ofrecerse como voluntario de su programa comunitario infantil “Books for Boroughbreds”.

“Cuando me reúno con ellos, están muy asustados y se sienten muy vulnerables”, dijo Bisnauth sobre los canes. “Pero trato de ayudarlos a sentir que sólo estamos tratando de ayudarlos. Me gusta sentarme con ellos y hablar con ellos”.

Cuando comenzó la pandemia, el joven amante de los animales ya no pudo visitar los refugios y leerles a los perros. Aún así, siguió publicando fotos y videos de animales adoptables en su cuenta Instagram @eb_and_the_pets, y creó animaciones coloridas de esas mascotas para ayudarlas a encontrar sus hogares para siempre.

“Me gusta exponer un poco a los animales y ayudarlos a ser adoptados”, dijo Bisnauth a NBC News. También se le ocurrió la idea de entrevistar a los perros en refugios para mostrar su personalidad a los posibles adoptantes.

“Es como un pequeño espectáculo. Les haría preguntas sobre ellos mismos para que la gente pudiera ver cómo se comportan, qué les gusta… información sobre ellos”, comentó.

El niño de 11 años quiere seguir ayudando a los perros cuando sea mayor, tal vez tener su propia organización de rescate, pero puede que no sea su principal objetivo porque dice que quiere trabajar para la NASA algún día.