Misioneros cristianos estadounidenses fueron secuestrados junto a sus familiares en la capital de Haití

Un grupo de 17 misioneros cristianos estadounidenses fueron secuestrados junto a sus familiares por una pandilla en Puerto Príncipe, Haití cuando salían de un orfanato y se dirigían al aeropuerto para dejar a algunos integrantes para seguir recorriendo el país

Reportes oficiales no han dado mayor detalle respecto al paradero de los estadounidenses.
Reportes oficiales no han dado mayor detalle respecto al paradero de los estadounidenses.
Foto: Richard Pierrin / AFP / Getty Images

Unos 17 misioneros cristianos en Estados Unidos y sus familiares, incluyendo niños, fueron secuestrados el sábado por una pandilla en Puerto Príncipe mientras salían de un orfanato, indicaron funcionarios de seguridad haitianos.

Aunque los detalles del secuestro no se conocieron a ciencia cierta, las autoridades locales informaron que los estadounidenses fueron secuestrados en un autobús que se dirigía al aeropuerto para dejar a algunos integrantes del antes de seguir hacia otro destino en el país caribeño, informó The New York Times.

Este suceso ocurre en medio de una convulsa situación de seguridad social en Haití en los últimos meses, en una realidad en la que las pandillas controlan cerca de la mitad de la ciudad de Puerto Príncipe, capital del país.

Sin embargo, a pesar de que los estragos de las pandillas son constantes, las autoridades se sorprendieron por la cantidad de estadounidenses secuestrados.

Estos secuestros ocurrieron un día después de que el Congreso de Seguridad de la ONU extendiera su misión en Haití por nueve meses en una votación llevada a cabo el viernes y que se decidió de manera unánime.

De acuerdo con el Centro de Análisis de Investigación en Derechos Humanos (CARDH), Haití registró en septiembre 117 secuestros, superando las cifras de agosto a más del 60%, reseñó la agencia EFE.

Mientras tanto, el CARDH señaló que desde comienzos de 2021 se reportaron 628 secuestros en el país, incluyendo 29 extranjeros de tres nacionalidades.

Convulsión política y social en Haití

Una era de agitación social ha imperado en Haití, producto de la inestabilidad política derivada en el asesinato de su presidente Jovenel Moïse en su casa en julio, crimen que aún no se ha podido resolver.

Esto ha traído como consecuencia que los funcionarios que quedan en el país empezaran una lucha por el control del gobierno, dividiendo el poder en varias partes en los últimos meses, con acusaciones continuas de conspiración por el homicidio del presidente.

Los baches en la inseguridad también se han visto reflejados. Las pandillas se han hecho más visibles y han incurrido en el secuestro de niños que han ido camino a la escuela o personas que prestan sus servicios como pastores, señaló The New York Times.

Asimismo, la población en general ya se manifestaba en contra de la corrupción generalizada en el país desde hace un par de años por las políticas de Moïse, en donde le pedían su destitución.

En materia migratoria, miles de haitianos han sido deportados a su país desde Estados Unidos, y otros que vivían en naciones latinoamericanas tuvieron que retornar por los intentos por ingresar a territorio estadounidense por la frontera de Texas, que terminó dejando enfrentamientos y situaciones tensas en las que las deportaciones se llevaron a cabo a finales de septiembre.

También te puede interesar:

Hombres armados matan a presidente de Haití, Jovenel Moïse, en medio de asalto a su casa
Claves sobre el conflicto con inmigrantes haitianos en Estados Unidos (podscast)
Líderes religiosos en Florida piden que inmigrantes haitianos reciban trato humanitario