Trump defiende agresión a manifestantes mexicanos frente a su edificio: “Ellos son los culpables”

El expresidente Trump celebró haber sido interrogado tras una orden de una corte en Nueva York, ya que considera que "por fin" pudo dar su versión de la agresión a manifestantes de origen mexicano, luego de que el republicano dijera que los inmigrantes de México eran "violadores" y "criminales".

Manifestantes de origen mexicano protestaron en 2015 frente a la Torre Trump.
Manifestantes de origen mexicano protestaron en 2015 frente a la Torre Trump.
Foto: KENA BETANCUR / AFP / Getty Images

El expresidente Donald Trump defendió la agresión física por parte de su equipo de seguridad a los manifestantes de origen mexicano que hicieron una protesta en 2015 frente a la Torre Trump.

Criticó también que fueran vestidos del Ku Klux Klan. Los manifestantes acudieron al inmueble luego de que el expresidente criticara a los inmigrantes mexicanos, llamándolos “criminales” y “violadores”.

“Los manifestantes vestidos del Ku Klux Klan nunca debieron haberse presentado, ya que los demandantes no tienen a nadie a quien culpar, ellos son los culpables”, afirmó Trump.

El exmandatario agrego en un comunicado después de su interrogatorio de varias horas, ordenado por la jueza Doris González, quien supervisa el caso en la Corte Suprema de El Bronx.

“En lugar de protestar pacíficamente, los demandantes intentaron intencionalmente irritar a la multitud, bloqueando la entrada a la Torre Trump en la Quinta Avenida, a la mitad del día, vistiendo túnicas y capuchas de Ku Klux Klan”, dijo Trump.

El republicano afirmó haberse sentido “complacido” de poder contar su versión de los hechos.

“Después de años de litigio, me complació haber tenido la oportunidad de contar mi versión de esta ridícula historia: solo un ejemplo más de acoso infundado a su presidente favorito”.

Expresidente Donald Trump

Según el expresidente, la corte ha desestimado todas las acusaciones.

“Excepto un reclamo infundado por lesiones que nunca sufrieron y la pérdida temporal de un letrero de cartón sin valor que poco después les fue devuelto”, asestó Trump.

La demanda nombra a varias personas, incluido Trump, su equipo de campaña y su exjefe de seguridad, Keith Schiller, quien ya no labora para la Organización Trump.

“Cuando el equipo de seguridad intentó controlar la situación, desafortunadamente se encontraron con burlas y violencia por parte de los propios demandantes”, afirmó Trump.

La acusación señala que los guardias de seguridad de Trump los agredieron y afectaron su derecho a la libertad de expresión.