Protección a indocumentados podría quedar fuera de nuevo plan económico del Congreso

Todavía no está dicha la última palabra, pero una protección a inmigrantes indocumentados peligra en el paquete económico que sería aprobado bajo el proceso de Reconciliación; esta semana, la parlamamentaria Elizabeth MacDonough decidirá sobre un plan C, pero los demócratas están divididos en seguir empujando alguna reforma

Activistas presionan al presidente Joe Biden para cumplir su promesa de proteger a indocumentados.
Activistas presionan al presidente Joe Biden para cumplir su promesa de proteger a indocumentados.
Foto: Kevin Dietsch / Getty Images

No significa un no definitivo, pero un plan de protección para indocumentados peligra en los nuevos lineamientos para elaborar el proyecto de ley de presupuesto bajo el proceso de Reconciliación.

Así lo confirmó una fuente del Congreso a este diario, quien habló bajo condición de anonimato por no estar autorizada a revelar dicha información.

“Es posible que (inmigración) no sea integrada en los nuevos lineamientos”, reconoció la fuente, quien explicó que los demócratas están enfocados en las ayudas sociales que impulsa el presidente Joe Biden, quien había prometido en campaña empujar alguna protección para indocumentados.

Eso no significa que una propuesta migratoria no sea integrada “de último momento”, agregó la fuente, pues hay congresistas que están empujando seriamente el tema.

Las negociaciones podrían complicarse entre demócratas, ya que representantes han expresado abiertamente su presión para que la parlamentaria Elizabeth MacDonough avale un plan de protección a indocumentados o rechazarán aprobar el proyecto de ley bajo el proceso de Reconciliación.

En entrevista a este diario, el representante Rubén Gallego (Arizona), presidente del Comité del Caucus Hispano BOLD PAC, consideró que los demócratas deben desechar la opinión de la parlamentaria.

Creo que el Senado debe obviar a la parlamentaria”, dijo Gallego en entrevista. “La parlamentaria puede dar la recomendación, pero eso no significa que deberíamos estar atados a ella”.

Otros representantes, como Jesús “Chuy” García (Illinois), Lou Correa (California), fueron los primeros en expresar abiertamente su negativa a apoyar un plan económico sin ayuda para inmigrantes.

También se han sumado los representantes de Nueva York: Alexandria Ocasio-Cortez, Adriano Espaillat, Nydia Velázquez, Ritchie Torres, Yvette D. Clarke, Carolyn B. Maloney, Grace Meng y Jamaal Bowman.

El senador Alex Padilla (California), quien forma parte del grupo que negocia con la parlamentaria, afirmó a Los Angeles Times que el tema “es personal” para él, por lo que seguirá empujando una propuesta, sin decir cómo se aprobaría ante el desinterés de otros demócratas.

¿En qué está el proceso?

Este diario confirmó la semana pasada con varias fuentes congresistas que la Oficina de Prespuesto del Congreso (CBO) está realizando el análisis del impacto fiscal que podría tener la propuesta de evitar la deportación de indocumentados o ‘parole’ y otorgarles Autorización de Empleo.

“Yo creo que se tendrá entre a más tardar mañana (martes)”, dijo la fuente del Congreso.

Una vez que la CBO entregue la proyección de cuánto costaría a las finanzas públicas otorgar alguna protección a millones de indocumentados, la parlamentaria considerará su viabilidad. Eso podía ocurrir esta misma semana, se agregó.

El plan presupuestal de $3.5 billones de dólares, donde se integraría una propuesta migratoria, será modificado, luego de negociaciones entre el presidente Biden y congresistas.

El fin de semana el mandatario se reunió con el líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer (Nueva York) y el senador Joe Manchin (West Virginia), el principal opositor al paquete económico, para afinar los ajustes.

Se espera que el plan se reduzca a $2 billones de dólares, lo que impactaría en los lineamientos que el senador Schumer dio a conocer en agosto pasado.

En el caso de inmigración, los $107,000 millones de dólares destinados para un plan de protección a indocumentados podría reducirse significativamente o, de plano, desaparecer.