Exclusiva

“No estamos atados a la parlamentaria”, dice representante Gallego sobre protección a indocumentados

El presidente del Comité del Caucus Hispano BOLD PAC, el representante Rubén Gallego, reonoció que es posible rechazar la opinión de la parlamentaria Elizabeth MacDonough, quien en los próximos días decidirá sobre un plan C de los demócratas para proteger a millones de inmigrantes indocumentados

El representante Rubén Gallego reconoce la necesidad de proteger a inmigrantes indocumentados.
El representante Rubén Gallego reconoce la necesidad de proteger a inmigrantes indocumentados.
Foto: Kevin Dietsch / Getty Images

Los demócratas esperan tener alguna respuesta los próximos cinco días sobre su plan C para proteger a indocumentados, pero si la parlamentaria Elizabeth MacDonough rechaza la propuesta, todavía hay opciones, incluso “desobedecer la opinión” de la experta del Senado.

Así lo indicó a este diario el representante Rubén Gallego (Arizona), quien es presidente del Comité del Caucus Hispano BOLD PAC, que está en ruta para promover a candidatos hispanos para la elección del 2022.

“Creo que el Senado debe obviar a la parlamentaria”, dijo Gallego en entrevista. “La parlamentaria puede dar la recomendación, pero eso no significa que deberíamos estar atados a ella”.

La voz del presidente de este grupo electoral se suma a la de organizaciones civiles que han pedido en repetidas ocasiones a la vicepresidenta Kamala Harris no tomar en cuenta la opinión de MacDonough y avanzar con un plan que abra el camino a la ciudadanía para indocumentados.

Fuentes del Congreso de ambas Cámaras confirmaron a este diario que los demócratas no descartan desobedecer las opiniones de la parlamentaria, quien ha rechazado otorgar la ciudadanía a inmigrantes con base en su trabajo esencial durante la pandemia de COVID-19 y también se negó a modificar la fecha a la Ley del Registro, para que los indocumentados que llegaron al país antes de enero del 2010 pudieran solicitar una ‘green card’.

“Se están agotando todas las opciones… antes de llegar a ese punto”, indicó una de las personas familiarizadas con el proceso.

El presidente de BOLD PAC, el representante Gallego, reconoció la posibilidad de que sus colegas en el Senado no presionen de ese modo a la parlamentaria, pero incluso dijo que habría opciones, sin precisar cuáles.

“Ahora, si no hacemos eso, debemos encontrar el lenguaje para integrar el plan en el (proceso de) Reconciliación, entonces podamos proteger a los indocumentados que han estado aquí trabajando por décadas y darles la oportunidad de quedarse”, consideró.

Representantes aumentan presión

Hasta ahora, son los representantes demócratas quienes han expresado abiertamente su presión para que la parlamentaria acepte un plan de protección a indocumentados o rechazarán aprobar el proyecto de ley presupuestal bajo el proceso de Reconciliación.

Entre ellos están Jesús “Chuy” García (Illinois), Lou Correa (California), quienes fueron los primeros en expresar abiertamente su rechazo.

Varios días después se sumaron a ellos representantes de Nueva York: Alexandria Ocasio-Cortez, Adriano Espaillat, Nydia Velázquez, Ritchie Torres, Yvette D. Clarke, Carolyn B. Maloney, Grace Meng y Jamaal Bowman, quienes pidieron mantener un plan migratorio en el proyecto económico de $3.5 billones de dólares, el cual podría bajar a $2 billones de dólares.

El nuevo plan ofrecería una protección a la deportación o ‘parole’, además de Autorización de Empleo por cinco años con opción a un periodo extra, si la persona cumple con los requisitos, principalmente no tener récord criminal.

Luego de que el presidente del Caucus Hispano en el Congreso, el representante Raúl Ruiz (California), diera a entender que se busca el respaldo de 10 republicanos para aprobar alguna reforma migratoria, una portavoz de ese grupo afirmó a este diario que se están evaluando todas las opciones posibles.

“El CHC no ha cambiado nuestra posición”, indicó. “El CHC continuará adoptando un enfoque de ‘todo y de cualquier manera’ para aprobar la reforma migratoria”.

La nueva decisión se tomará luego de que la Oficina de Presupuesto del Congreso analizara al impacto fiscal de la nueva protección a indocumentados propuesta.