En la ciudad de Nueva York recorren 11 millas a favor de 11 millones de indocumentados

Realizan una marcha para exigir al senador Schumer, al presidente Biden y la vicepresidenta Harris que cumplan su promesa de otorgar la ciudadanía

Con pancartas y fotos del senador Schumer, los manifestantes avanzaron por la avenida Broadway hacia el Bajo Manhattan.
Con pancartas y fotos del senador Schumer, los manifestantes avanzaron por la avenida Broadway hacia el Bajo Manhattan.
Foto: Jesús García / Impremedia

Unos 200 activistas en defensa de los inmigrantes recorrieron este viernes 11 millas por las calles de la ciudad de Nueva York, del Central Park en Manhttan hasta el Grand Army Plaza en Brooklyn, para exigir a los demócratas cumplir con su promesa de otorgar un camino a la ciudadanía para 11 millones de indocumentados.

A pesar de la tormenta mañanera que azotó la Gran Manzana, los manifestantes avanzaron por la avenida Broadway hacia el Bajo Manhattan, lanzando consignas para recordar al líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer (Nueva York), al presidente Joe Biden y a la vicepresidenta Kamala Harris cumplir con lo que prometieron.

“¡No somos uno, no somos cien, somos millones, cuéntenos bien!”, gritaban los manifestantes al tiempo que avanzaban con apoyo de oficiales del Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York, quienes detuvieron el tráfico en algunas esquinas para ayudar a los manifestantes a cruzar vialidades.

Los activistas rechazan el plan C del Congreso que otorgaría un perdón a la deportación o “parole”, autorización de empleo hasta el 2031, así como permiso de viaje al extranjero, ayudas sociales y una REAL ID, pero sin derecho a la ‘Green Card’, ya que consideran que el plan deja sin protección permanente a los inmigrantes.

“La comunidad migrante necesita y merece el camino a la ciudadanía”, consideró Sara, activistas del grupo organizador de la marcha, New Immigrant Community Empowerment (NICE).

Estamos exigiendo al Senado y al Congreso que cumplan con sus promesas… lo han prometido durante demasiado tiempo y ya cuando les toca no hacen su trabajo”, agregó.

La activista destacó que la residencia permanente, el inicio al camino a la ciudadanía, permitiría a los inmigrantes a estar mejor protegidos, tener seguro médico y a mejores oportunidades laborales.

“Las personas que no cuentan con ciudadanía, no tienen documentos… entonces es más difícil para ellos encontrar trabajos dignos, encontrar viviendas dignas”, expuso.

“Todos los inmigrantes son esenciales”

A NICE se sumaron otros grupos, como la Sección 32 del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio, New York Immigration Coalition, La Colmena, African Immigrants for Justice, MinKwon Center for Community Action, entre otros.
“Todos los inmigrantes son esenciales”, se leía en una de las pancartas con textos en inglés. Otras eran en español, como “¡Reforma migratoria ya!”.

Destacaba el rostro del líder del Senado Schumer, quien se encuentra en receso esta semana y ha sido cuestionado en otros eventos por el lento avance para una especie de reforma migratoria, la cual está condicionada a la aprobación de la parlamentaria del Senado, Elizabeth MacDonough, quien determina si el plan es viable para ser integrado en el proyecto presupuestal de $1.75 billones de dólares, que será aprobado bajo el proceso de Reconciliación.

Entre los manifestantes habín personas de origen latino, afroamericano y asiático, quienes unieron sus voces por lograr una mejor calidad de vida para algunos de ellos y sus familias, como el caso de Ruby, una joven veinteañera que acudió con su hermano de 10 años, para dar una voz a su mamá, quien es enfermera, pero indocumentada.

“Vengo porque sé que mi mamá no tiene los derechos que ella se merece, siendo una enfermera y ayudando a la gente de la comunidad”, expresó.

Aunque ella es ciudadana estadounidense de nacimiento lamentó que los inmigrantes sean considerados “menos”, como es el caso de su madre, por ello se sumó al movimiento migrante.

“En muchas situaciones, no tienen los derechos para defenderse, de la misma forma que otras personas”, dijo.

Al llegar a Union Square, el contingente se dividió en dos partes, uno que fue directamente a Brooklyn y otro permaneció en Manhattan hasta cerca de las 4:00 p.m., para luego unirse todos en un mitin en Grand Army Plaza, cerca de una vivienda del senador Schumer en Brooklyn.