Leche materna desenmascara a infiel en Michigan que mató a su esposa con dosis de heroína en cereal

Es la primera vez que las autoridades en Michigan esclarecen un caso con una muestra de leche que le víctima se había extraído para alimentar a su bebé; Jason Harris, de 47 años, fue hallado culpable este miércoles de asesinato premeditado en primer grado, entre otros cargos

Un extractor de leche materna.
Un extractor de leche materna.
Foto: Amazon

Un hombre en Michigan resultó convicto de envenenar a su esposa con una dosis letal de heroína en su cereal.

Jason Harris, de 47 años y residente en Davison, fue hallado culpable este miércoles de asesinato premeditado en primer grado, incitación al homicidio y suministrar una sustancia controlada que provocó la muerte.

Harris asesinó a su esposa Christina Ann Thompson Harris, de 36, en septiembre de 2014.

El hombre preparó un plato de cereal para su esposa que incluía la droga.

Según las declaraciones del asesino a investigadores, la tarde del 28 de septiembre, la mujer tuvo problemas para sostener la cuchara con la que se comía el cereal.

Fue entonces que Harris la ayudó a moverse hasta la cama antes de que ambos se durmieran.

A la mañana siguiente, la mujer seguía durmiendo cuando abandonó la casa con sus dos hijos para irse a trabajar.  

Durante el día, cuando trató de comunicarse con su esposa, esta no contestó, por lo que Harris le pidió a un vecino que acudiera a la vivienda a verificar.

El vecino dijo que la puerta no estaba asegurada y que Christina estaba inconsciente y su cuerpo frío.

 Otro vecino que es enfermero arribó a la escena y llamó al 911. La mujer fue declarada muerta poco después.

El reporte de Click On Detroit indica que, inicialmente, el caso fue clasificado como sobredosis accidental. Sin embargo, dos días después, familiares de la víctima acudieron al Departamento de Policía de Davison ante la duda sobre la causa de muerte y plantearon que la mujer no era usuaria de drogas.

Leche materna desenmascaró al asesino

Así fue que una muestra de la leche materna de Christina que había sido guardada en la nevera para alimentar a su hijo infante fue sometida a pruebas.

Esto permitió que investigadores sospecharan del marido, ya que el líquido no arrojó resultados positivos a drogas.

Es la primera vez que oficiales del estado utilizan leche materna como prueba en un caso criminal.

El hermano y la hermana del propio acusado indicaron a la Policía que el hombre había expresado previamente su intención de deshacerse de su esposa.

En el juicio trascendió que Harris se comunicó con varias mujeres vía correos electrónicos y mensajes de texto antes del asesinato de Christina.

El hombre incluso llegó a comprar un boleto aéreo para visitar a una mujer en Rhode Island solo nueve días antes de la muerte de su esposa. Antes de eso había intercambiado cientos de mensajes con la fémina en cuestión.

Dos semanas después del asesinato, otra mujer se mudó a la casa con Harris. Adicional, Harris recibió $120,000 en beneficios por seguro de vida de su esposa fallecida.