Madre de recién nacida que murió sofocada en neverita en paraje de Georgia fue sentenciada a 23 años de prisión

Caroline Riley Propes no quería cuidar a la bebé, y, con solo un día de nacida, la dejó abandonada dentro de una nevera de viaje; un transeúnte se topó con la bebita y alertó a las autoridades

La joven no quería al bebé.
La joven no quería al bebé.
Foto: Shutterstock

Una mujer en Georgia que provocó la muerte de su bebé recién nacida tras meterla en una nevera y deshacerse del cuerpo pasará 23 años en prisión.

El viernes pasado, un juez sentenció a  Caroline Riley Propes, con 19 años al momento del hecho, a más de dos décadas en prisión.

Un transeúnte  descubrió el cuerpecito dentro del utensilio en enero del 2019 en una vía de Troup County, entre Boy Scout Road y New Franklin Road.

Los resultados de la autopsia arrojaron que la bebita nació sin complicaciones a finales de diciembre del 2018 y que no presentaba signos de trauma. La víctima tenía solo un día de nacida cuando la madre la metió en la nevera de viaje, que luego selló y tiró.

“Ella nos dijo que la bebé estaba en la casa, en una bañera”, dijo a The LaGrange Daily el alguacil James Woodruff .

“Ella entró en pánico y puso a la bebé en la nevera, para dejarla allá con la esperanza que alguien viera la nevera, parara, la recogiera y se la llevara a su casa”, habría indicado la mujer a las autoridades, según el reporte de Crime Online.

La supuesta intención de Propes al poner a la infante en el espacio portatil era mantenerla caliente, pero lo anterior terminó sofocando a la menor.

Bajo el “Acta de lugar seguro para recién nacidos”, aprobada en 2002 en Georgia, las madres que entiendan que no pueden encargarse del cuidado de sus hijos pueden dejarlos en espacios específicos ya designados por las autoridades. La progenitora no tiene que revelar su identidad al momento de abandonar al menor.