El asfalto: la otra guillotina de un año fatal en Nueva York; 1,855 muertos desde 2014 bajo el alcalde saliente De Blasio dejan gran reto para Eric Adams

A pesar de que proclamó la seguridad vial como prioridad, 1,855 personas murieron en accidentes de tránsito bajo el gobierno saliente de Bill de Blasio, particularmente en los últimos tres años

Plan "Vision Zero" (Visión Cero) de la alcaldía de NYC.
Plan "Vision Zero" (Visión Cero) de la alcaldía de NYC.
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

Además de la violencia armada, los accidentes de tránsito volvieron a dejar un año funesto en Nueva York, creando otro gran reto para el nuevo alcalde Eric Adams.

Aunque el saliente alcalde Bill de Blasio afirmó durante todo su mandato iniciado en 2014 que la seguridad vial era una de sus principales prioridades, los números demuestran todo lo opuesto, especialmente los últimos tres años.

En particular este 2021 ha visto más muertes de tránsito que cualquier otro año en sus dos mandatos, según las estadísticas del Departamento de Transporte (DOT-NYC): al 26 de diciembre, 266 personas habían perecido en accidentes automovilísticos en las calles de NYC. Ello incluye 120 peatones, 19 ciclistas, 50 motociclistas, 61 ocupantes de vehículos motorizados, así como a 14 usuarios de otros dispositivos como patinetes eléctricos, detalló New York Post.

El récord anterior era 293 fallecidos en 2013, el último año del alcalde Michael Bloomberg. La reducción del 10% en las fatalidades por accidentes de tránsito en el transcurso de los ocho años de De Blasio está muy lejos de las cero muertes que proyectó para 2024 como parte de su programa distintivo “Vision Zero” (Visión Cero), que redujo los límites de velocidad en la ciudad más grande de EE.UU.

Las tendencias se han movido en la dirección equivocada en todas las categorías en comparación con 2018, cuando la alcaldía se atribuyó el mérito de haber bajado las muertes por accidentes de tráfico.

Los funcionarios de la ciudad señalan una serie de posibles fuentes del aumento continuo en 2021. Dos tercios de las víctimas de motocicletas no tenían licencia, mientras que los choques y huidas casi se duplicaron en comparación con los últimos tres años, dijo el portavoz del DOT, Vin Barone.

Tres quintas partes de los choques con muerte de peatones involucraron a conductores que huyeron de la escena, carecían de una licencia válida o tenían condenas previas o suspensiones de licencia, agregó Barone.

Representantes del gobierno de De Blasio dijeron que la responsabilidad no es únicamente de la ciudad, y señalaron los repetidos llamados del alcalde durante la pandemia para que el estado permita que los radares de tráfico funcionen las 24 horas como evidencia de su compromiso continuo para eliminar las muertes en el tránsito. Actualmente, las cámaras sólo están activas de 6 a.m. a 10 p.m.

El alcalde electo Adams ya ha sonado más ambicioso que su predecesor cuando se trata de rediseñar las calles, y en la campaña electoral se comprometió a agregar 300 millas de nuevos carriles protegidos.

“Los últimos tres años han visto un aumento en la violencia del tráfico”, resumió Danny Harris, director ejecutivo del grupo de defensa de la seguridad vial Transportation Alternatives. “Si bien el alcalde se apresuró a culpar a COVID o (la gobernación en) Albany o varios otros, él es responsable de nuestras calles. Y tuvimos 1,855 personas que fueron asesinadas bajo la vigilancia de este alcalde en nuestras calles” desde 2014. La lista incluye a al menos nueve personas fallecidas en accidentes de autobuses escolares.

En 2020, 275 personas -incluidos 123 peatones- fallecieron en choques viales, mientras bajaba la aplicación de las leyes de tránsito por parte de la policía de Nueva York, reconoció el Ayuntamiento en un informe publicado en septiembre.

Con menos automóviles en el asfalto durante la pandemia, las calles de NYC se volvieron un terreno de exceso de velocidad e imprudencia, según las estadísticas de otro informe 2021 del Manhattan Institute. Además, los restaurantes extendidos al aire libre en nombre del distanciamiento social han generado más improvisación en los ya angostos espacios compartidos con peatones, pedalistas, bolsas de basura y vehículos.

Pero los autos no son la única amenaza: la actriz Lisa Banes murió en junio tras ser golpeada por una patineta scooter. También desde la pandemia hay más pedalistas –repartidores y paseantes- en las calles, que suben a las aceras e irrespetan los semáforos y el sentido de las vías, sorprendiendo a los peatones. Y el alquiler y compra de motos y bicicletas no siempre legales lleva rato experimentando un auge en la ciudad.