El afroamericano que pasó 37 años en prisión injustamente porque un testigo mintió a cambio de drogas y sexo

Willie Stokes pasó 37 años de su vida tras las rejas por un delito que no cometió; testigo mintió en su declaración jurada a cambio de privilegios

El hombre de Filadelfia que se enteró que había sido encarcelado injustamente 35 años después.
El hombre de Filadelfia que se enteró que había sido encarcelado injustamente 35 años después.
Foto: Falkenpost / Pixabay

La condena perpetua por asesinato que le fue impuesta al afroamericano Willie Stokes, de 61 años, por un asesinato que no cometió dio un giro inesperado; después de 37 años en prisión fue liberado.

De acuerdo con el New York Post, un magistrado calificó la sentencia inicial como una “Violación atroz de los derechos constitucionales”.

El mismo medio señaló que el testigo del caso, Franklin Lee, lo acusó de haber asesinado a un hombre porque fue sobornado por dos detectives para mentir en su declaración jurada con el fin de hallar a un culpable.

En mayo de 1980, Lee acusó a Stokes de haber acabado con la vida de Leslie Campbell durante un juego de dados, testimonio que fue planeado por los detectives, ahora muertos, para cerrar este caso de homicidio.

Me debilité y acepté la oferta

De acuerdo con el testigo, a cambio los detectives le ofrecieron un trato especial al interior de la prisión, así como drogas y sexo durante todo el tiempo que permaneciera recluido.

“Me debilité y acepté la oferta”, dijo Lee ante un juez federal en noviembre del 2021.

Pese a que en agosto de 1984 Lee se retractó de su declaración, el afroamericano fue llevado a la cárcel sin enterarse de que lo habían culpado injustamente.

“Una vez que hablé con mi madre, ella me dijo ‘No te críe así, para mentir sobre un hombre porque te metiste en un lío. Ella (también) me dijo ‘No me importa si te dan 1,000 años, entra y di la verdad. Y eso es lo que hice”, contó Franklin Lee quien estaba en prisión por un cargo de violación y asesinato no relacionado con este caso.

Tras revelar la verdad, los fiscales de Filadelfia acusaron a Lee de perjurio y lo sentenciaron a una pena máxima de siete años en prisión. En tanto, Stokes, se enteró del falso testimonio en su contra 35 años después, por lo que pidió a su abogado que apelara la condena por asesinato.

Dos años después de iniciar la apelación, en 2019 Stokes obtuvo su libertad y fue recibido por su madre y familiares cercanos.

Te puede interesar: