Estado de NY establece quién tendrá prioridad para recibir licencias de dispensarios para vender marihuana

La prioridad para participar en la lucrativa industria la tienen personas con antecedentes penales por posesión de cannabis, pero deben demostrar éxito empresarial en otros negocios

Un negocio de venta de marihuana ya fue abierto en la calle 38 en Manhattan.
Un negocio de venta de marihuana ya fue abierto en la calle 38 en Manhattan.
Foto: Ramón Frisneda / Impremedia

El anuncio de la gobernadora Kathy Hochul de la Iniciativa Sembrando Oportunidades, que pone de primeros en la fila a las personas con antecedentes penales derivados con la posesión de marihuana, para recibir las primeras licencias para operar dispensarios que ofrezcan la hierba cultivada por agricultores de Nueva York, ya sembró tantas expectativas como dudas.

¿Es solo suficiente tener una condena criminal durante los años en los cuales ser detenido con marihuana era un delito fuertemente perseguido? La respuesta es: ¡No!

El nuevo esquema que abre la ventana para otorgar entre 100 y 200 licencias en los próximos meses, tiene como principal foco dar facilidades de inversión en este nuevo sector a las comunidades que lucharon por años con el peso de expedientes y penalidades criminales por posesión de marihuana, pero en general los beneficiarios de estos nuevos permisos deben además comprobar otro historial: tener otros negocios exitosos.

“El Estado de Nueva York está haciendo historia, lanzando este enfoque único para la industria del cannabis, que da un gran paso adelante para la inclusión y corregir los errores del pasado”, explicó la gobernadora Hochul

Esto quiere decir, que la nueva Junta de Control del Cannabis instalada en Nueva York luego de que la Asamblea Estatal diera luz verde a la Ley de Regulación e Impuestos sobre Marihuana (MRTA) dará prioridad a los agricultores y empresarios locales, creando empleos e incluyendo a las comunidades afectadas por récords criminales por la posesión de cannabis.

Compás de dudas

En teoría, se trata de un modelo de inclusión, pero en la práctica se abre un compás de interrogantes para personas con antecedentes penales o arrestos asociados con la hierba, como es el caso del puertorriqueño Luis Cervantes, de 50 años, quien como él mismo detalla, cuando era “un chamaquito” fue “agarrado con la droga y eso lo hundió de por vida”.

“La gran duda es que para todo necesitas dinero y para las mayorías tener un récord criminal te condena a la pobreza. Yo he tratado muchas veces de rehacer mi vida, pero el hecho de tener esa marca te tira siempre para atrás. Qué bueno por la nueva generación. Yo quisiera participar, pero te repito todo es chavos (dinero)”, reaccionó el residente de East Harlem.

Luis fue detenido en una esquina de la calle 120 con la Segunda avenida cuando tenía 18 años. Desde entonces, describe que ha tenido que conformarse con trabajos que él califica como “mediocres”.

“Una compañía seria y grande no te contrataba nunca. Todo se cerraba para ti. Ahora, estos son negocios en donde por detrás siempre se necesitará mucho capital, o que tu ya tengas un negocio”, relató.

¿Quiénes venden? ¿Quiénes siembran?

Ante la avalancha de preguntas, esta semana la Junta de Control de Cannabis de NY ya especificó los dos componentes de la Iniciativa de Oportunidades de Siembra.

Primero, tendrán prioridad para instalar dispensarios los empresarios con un delito penal anterior relacionado específicamente con posesión del cannabis, que también tengan historial de propiedad y operación de una pequeña empresa. 

Estas personas serán los primeros en abrir y realizar ventas en el estado de Nueva York, estableciendo negocios de propiedad accionaria, en este nuevo mercado legal de uso de la hierba para adultos de Nueva York.

En segundo lugar, esta junta aprobó la apertura de solicitudes de la licencia de Cultivador Condicional para Uso de Adultos, para los agricultores de cáñamo que buscan sembrar cannabis en esta primavera.

Esta nueva permisología fue posible gracias a la legislación que la gobernadora Hochul firmó el mes pasado. La Junta designó el próximo 15 de marzo como la fecha de apertura del portal de aplicaciones.

En este sentido, Jessica García, miembro de la Junta de Control de Cannabis, valoró que dar facilidades a quienes han enfrentado problemas con la justicia por la posesión de este producto, ubica a Nueva York “en el camino correcto para cumplir con los objetivos planteados en la ley”. 

“Estamos brindando protección a los trabajadores de la industria, al crear caminos hacia una industria ordenada y de equidad social alrededor del cannabis. Este es un gran primer paso adelante”, aseguró.

Se espera que la implementación de la ley de uso de marihuana recreacional genere $350 millones de ingresos anuales en NY. (Foto: AFP)

“Empresarios latinos deben vencer los estigmas”

La nueva Asociación Latina del Cannabis, constituida legalmente el pasado febrero, surge como una voz para acompañar en todo el proceso de aplicaciones a los empresarios latinos que quieran formar parte de esta naciente industria.

“Hay muchos estigmas y miedos que los inversionistas hispanos deben vencer. Estamos tratando de educarles sobre esta industria. Ayudarlos a solicitar las licencias y comenzar el negocio, que esperamos no quede en manos de grandes corporaciones. Aunque desde ya, se han dado señales claras que se quiere que las primeras 100 licencias queden en manos de pequeños emprendedores”, indicó a El Diario Jeffrey García, portavoz de esta organización.

La Asociación cuenta por ahora con 25 miembros, algunos de ellos pequeños empresarios y otras personas que han sido afectadas por la guerra contra las drogas, que van a solicitar licencias.

Ya varias organizaciones, que durante décadas han sacado a la luz cómo desproporcionadamente las minorías raciales han cargado con el peso de las detenciones y sentencias con la posesión de la hierba, ahora iniciarán campañas para asesorar a quienes deseen emprender en esta nueva cadena de comercialización legal.

 “La Ley de Regulación e Impuestos sobre la Marihuana (MRTA) es explícita. Los neoyorquinos que cargaron con la peor parte de la prohibición de la marihuana deben tener acceso prioritario a licencias para vender estos productos”, explicó Taylor James del Proyecto de Desarrollo Comunitario de la Sociedad de Ayuda Legal (Legal Aid).

Esta coalición informó que en los próximos días trabajarán con emprendedores comerciales para garantizar que sean los “primeros en cosechar los frutos de esta legislación transformadora”.

Entre tanto, el alcalde Eric Adams respaldó poner a las personas condenadas por delitos de drogas “al frente de la fila”, para recibir licencias de dispensario de marihuana que serán altamente lucrativas.

“Nos dirigimos injustamente a las comunidades de color, durante el arresto de mano dura por marihuana. Contra esa práctica yo luché, cuando era oficial de policía. Y no podemos volver a esos días”. concluyó.

Agricultores de Nueva York podrán comenzar en breve el cultivo de marihuana
Agricultores de Nueva York podrán comenzar en breve el cultivo de marihuana.

Ocho veces más detenidos

En el caso específico de la Gran Manzana, de acuerdo con un informe presentado por el la Contraloría de la Ciudad de Nueva York, entre 2010 y 2017 el 51.3% de los arrestos relacionados con la marihuana fueron de negros y el 35.2% eran latinos.

Esto significa que hubo ocho veces más arrestos de personas negras e hispanas que de personas blancas por aplicaciones asociadas a la ley del cannabis. El contraste es claro: 86.5% frente a 10.5% por ciento.

Los datos del mismo informe exponen que la suma de la raza y el vecindario en donde alguien resida, es una mezcla que determinó la probabilidad de que lo arrestaran por marihuana en la ciudad de Nueva York.

Las estadísticas del Contralor especifican que de 10 vecindarios en la Gran Manzana con las mayores poblaciones de negros y latinos, representaron más de un tercio (35.1%) de todos los arrestos. Y los 10 barrios con las poblaciones negras y latinas más pequeñas apenas el 6.9%.

La mitad de estos barrios están ubicados en partes de El Bronx.

Además, el 93% de las detenciones por posesión de marihuana en la ciudad de Nueva York en 2020 involucró a personas de comunidades hispanas o afroamericanas, de acuerdo con las estadísticas compartidas por Legal Aids

A un año de la legalización en NY

El consumo de marihuana de manera recreacional en mayores de 21 años, es legal en el estado de Nueva York desde marzo de 2021.

La mayoría demócrata del Senado Estatal aprobó la Ley de Regulación e Impuestos sobre la Marihuana (MRTA), la cual establece una nueva oficina para la regulación del cannabis, despenaliza su uso en adultos y marca el inicio de planes de alivio para las minorías raciales que fueron más afectadas cuando su posesión para uso personal era castigada por la justicia.

Uno de los impactos inmediatos de la normativa, patrocinada por la senadora de Manhattan Liz Krueger, es que se se empezaron a borrar los récords criminales de quienes fueron sometidos en el pasado a procesos judiciales, por poseer las denominadas “dosis personales”.

En todo el estado ya no existen sanciones por la posesión pública de hasta tres onzas de cannabis o 24 gramos de concentrados de marihuana.  Y las personas pueden almacenar hasta cinco libras de cannabis en casa.

¿En qué consiste el programa Sembrando Oportunidades?

  • En el próximo verano del 2022 se iniciará la apertura de las solicitudes de licencia condicional de dispensarios minoristas de marihuana para adultos, dirigida a pequeños empresarios que sean elegibles.
  • Según las reglamentaciones propuestas, para ser elegibles los solicitantes deben tener un antecedente de delito relacionado con el cannabis que se registró antes de la aprobación de la Ley MRTA el 31 de marzo de 2021, o tuvo un padre, tutor, hijo, cónyuge o dependiente con un delito de cannabis anterior al avance de esta legislación.
  • Se espera la aprobación de un paquete riguroso de regulaciones para operar de manera segura los dispensarios minoristas.
  • A partir del próximo 15 de marzo, se abrirá la ventana para recibir las primeras solicitudes de licencias para los cultivadores elegibles de cáñamo (una variante de la marihuana), ofreciendo la primera oportunidad de cultivos legales, con requisitos de seguridad y salud desarrollados por la Oficina de Gestión de Cannabis (OCM).
  • Estas licencias condicionales harán posible que los agricultores produzcan cannabis en la temporada de cultivo de 2022.
  • Los agricultores deben haber sido autorizados para cultivar cáñamo bajo el Departamento de Agricultura y el programa de investigación de mercados de cáñamo industrial.
  • Además deben haber sido autorizados por el Departamento de Agricultura para cultivar cannabinoide o “cáñamo CBD” en lugar de cultivar cáñamo para grano o fibra.

En números: Una nueva industria

  • $350 millones anuales en ganancias dejará a las arcas del estado la nueva industria legal de la marihuana.
  • 50% de las licencias comerciales de marihuana se expedirán a solicitantes de “comunidades afectadas de manera desproporcionada por la aplicación de la prohibición del cannabis”, así como empresas propiedad de minorías y mujeres, veteranos discapacitados y agricultores con dificultades económicas.
  • 9% será impuesto estatal por la venta del producto, más un impuesto local adicional del 4%.
  • 0.5 centavos por miligramo de flor, 0,8 centavos por miligramo de cannabis concentrado y 3 centavos por miligramo de comestibles, serán los impuestos que deberán pagar los distribuidores.
  •