Hispano que mató a su examante en Queens le huye al gran jurado; temen que se suicide

Ya fue la primera audiencia de David Bonola, acusado de matar de casi 60 puñaladas a Orsoyla Gaal, quien había sido su amante, según el NYPD; el hispano rechazó rendir testimonino ante el gran jurado sobre las acusaciones en su contra

Orsolya Gaal murió de casi 60 puñaladas en su vivienda en Queens.
Orsolya Gaal murió de casi 60 puñaladas en su vivienda en Queens.
Foto: Facebook Orsolya Gaal / NYPD

David Bonola, acusado de matar de casi 60 puñaladas a su examante en Queens, se presentó este martes en una corte en Nueva York, fue apenas un minuto, para comparecer ante el juez.

Luego los abogados del hispano indicaron que su cliente rechazó rendir testimonio ante el gran jurado.

Bonola enfrenta acusaciones de asesinato, manipulación criminal y posesión criminal de un arma, luego del asesinato de Orsolya Gaal, de 51 años, una madre de dos adolescentes a quien mató en el sótano de su vivienda en Forest Hills, Queens.

El hombre de 44 años está detenido en una instalación del Departamento Correccional de la ciudad y está bajo vigilancia para evitar que se suicide, según un reporte de NBC News.

El cuerpo de su víctima fue encontrado la mañana del 16 de abril, luego de que la mascota de un vecino oliera la bolsa de lona donde Bonola echó el cadáver y lo arrastró, dejando un rastro de sangre que el perro también siguió, a media milla de la casa.

Todavía hay detalles que se desconocen sobre el crimen, pero el jefe de detectives de la policía de Nueva York, James Essig, afirmó que Bonola ingresó a la vivienda con una llave que encontró en el equipo para carne asada, donde sabía que estaba.

Esa versión es distinta a la del fiscal John Garland, quien había dicho que Gaal dejó entrar al hombre a la vivienda, porque lo conocía. Las autoridades no han confirmado cuál es la versión correcta.

La furia de Bonola contra la mujer ocurrió en medio de una disputa verbal por el fin de la relación. Ella no quería verlo más, al parecer. Él negó irse y eso escaló en el apuñalamiento.

El cuchillo utilizado, el cual fue mostrado por el NYPD, era similar a otros que se encontraron en el equipo para carne asada de la vivienda. 

Bonola habría dejado varias huellas, incluso unas botas, vendajes ensangrentados, además de que la Policía pudo seguirle el rastro porque acudió a una clínica local a curarse heridas en las manos, las cuales se causó cuando Gaal intentó defenderse.

El hispano se habría entregado voluntariamente a la comisaría, donde confesó su crimen, y reconoció haber enviado un mensaje amenazante al esposo de Gaal.