La Reserva Federal aplica nuevo aumento a la tasa de interés en 0.75%

La Reserva Federal anunció este miércoles un aumento en la tasa de interés de 0.75% que se sumará a la serie de incrementos previstos para 2022; es el movimiento más grande que ha hecho la FED en una sola reunión desde 1994.

La Reserva Federal aumentó la tasa de interés para enfrentar la inflación y se esperan más incrementos en lo que resta del año.
La Reserva Federal aumentó la tasa de interés para enfrentar la inflación y se esperan más incrementos en lo que resta del año.
Foto: Getty Images

Luego de la junta de la Reserva Federal (FED), encabezada por su titular, Jerome Powell, se anunció este miércoles el incremento de la tasa de interés en 0.75%, tal como lo pronosticaban los analistas.

Se trata del tercer incremento en la tasa desde el 19 de diciembre de 2018, ya que desde esa fecha no se habían registrado cambios en las tasas. Los aumentos anteriores fueron de 0.25%, anunciado el 16 de marzo, y de 0.5%, el pasado 4 de mayo.

El alza de 0.75% es el movimiento más grande que ha hecho la FED en una sola reunión desde 1994.

El anuncio en la política monetaria es el tercero de varios que se registrarán en lo que resta de 2022, como parte del proceso de “normalización” de la economía estadounidense, que busca hacer frente a la quemante inflación que en su último reporte registró 8.6%, colocándose en su punto más alto desde cuatro décadas.

El presidente de la Reserva Federal dejó en claro que todavía es posible que el banco central logre un “aterrizaje suave”, en el que el banco central reduzca la inflación sin provocar una recesión.

Powell se refirió a las proyecciones de la Fed que muestran que la inflación se acerca al 2% con una inflación de poco más del 4% en 2024.

También comentó que el banco central no puede controlar todos los factores que impulsan la inflación, como los precios del petróleo ocasionados por la invasión de Rusia a Ucrania.

“Creo que los eventos de los últimos meses han elevado el grado de dificultad, han creado grandes desafíos”, explicó el titular de la FED.

El responsable de la política monetaria en EE.UU. reconoció que bajar la inflación no será fácil, pero aseguró que seguirá siendo una prioridad porque “a la gente no le gusta la inflación”.

De acuerdo con el banco central este año habrá más aumentos de las tasas de interés, para apoyarse en mayores costos de endeudamiento con la intención de frenar la demanda y lograr una desaceleración en la inflación más rápida de lo esperado.

“La actividad económica general parece haber repuntado después de una caída en el primer trimestre”, señaló el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC).

La decisión de la Fed eleva los costos de endeudamiento a corto plazo a un rango objetivo entre 1.5% y 1.75%.

El FOMC señaló que la creación de puestos de trabajo ha sido sólida en los últimos meses y la tasa de desempleo se ha mantenido baja. En lo que se refiere a la inflación esta sigue siendo elevada, lo que refleja los desequilibrios de oferta y demanda relacionados con la pandemia, precios más altos de la energía y presiones de precios más amplias.

Por otra parte, la invasión de Ucrania por parte de Rusia está causando enormes dificultades humanas y económicas, que están provocando una presión al alza adicional sobre la inflación y están pesando sobre la actividad económica mundial. Además, es probable que los bloqueos relacionados con Covid en China exacerben las interrupciones de la cadena de suministro.

El Comité señaló que busca lograr el máximo empleo e inflación a una tasa del 2% a largo plazo. y que continuará reduciendo sus tenencias de valores del Tesoro y deuda de agencias y valores respaldados por hipotecas de agencias, como se describe en los Planes para reducir el tamaño del balance de la Reserva Federal que se emitieron en mayo.

Una serie de aumentos en las tasas aumentaría los costos de endeudamiento para los consumidores y las empresas, lo que aumentaría las probabilidades de llevar la economía a una desaceleración económica y posteriormente a una recesión.

El alza es una de las medidas agresivas por parte del banco federal para calmar la economía en medio de la peor inflación en 40 años.

Por qué suben las tasas de interés contra la inflación

Un alza en las tasas disminuye la disponibilidad del crédito y encarece el costo del mismo, con lo que la demanda disminuye. El mayor cobro de intereses impacta directamente en el bolsillo de las personas, pues el consumo de bienes, los créditos de automóviles y las hipotecas tienden a aumentar.

Las tasas de interés bajas ayudan al crecimiento de la economía, ya que propician el consumo y por tanto hay más demanda de productos. Mientras más productos se consuman, más crecimiento económico, pero el lado negativo de mantener las tasas bajas es que el consumo provoca tendencias inflacionarias, como ha venido sucediendo en los últimos meses, en máximos históricos de 40 años.

Con el alza a las tasas la oferta de crédito puede reducirse puesto a que una tasa de interés mayor implica un mayor riesgo para la recuperación económica de la cartera y, en respuesta, los intermediarios financieros reaccionan limitando el crédito.

Esto se traduce en una disminución en la demanda, puesto a que hay una baja en el consumo y la inversión, lo que da como resultado una menor inflación, que es lo que busca la FED.

En la medida en que la inflación esté fuera del rango objetivo, se espera que la FED siga subiendo la tasa de interés, de tal forma que tenga un impacto en el consumo y por ende en los precios.

La expectativa ante el anuncio del alza en las tasas de interés es porque recurrir a ellas puede conllevar a un golpe al crecimiento económico del país. El próximo anuncio de la FED será luego de su reunión del 26 y 27 de julio.

También te puede interesar:
Inflación sigue imparable en EE.UU.: aumentó 1% en mayo y la interanual llegó a 8.6%
La Reserva Federal aumenta la tasa de interés en 0.5%, el mayor aumento en 20 años
Los productos que más han subido de precio en Estados Unidos en el último año, hasta mayo 2022