Mujer en Argentina dispara en la cara a esposo abusivo y lo descuartiza; jueces la absuelven bajo alegato de defensa propia

"No es cierto que haya contado con otra salida”, consideraron los integrantes del Tribunal Oral Criminal (TOC) 1 de Pergamino

El 25 de noviembre se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.
El 25 de noviembre se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.
Foto: Shutterstock

Las autoridades absolvieron a una mujer en Argentina que mató de un balazo a la cabeza a su esposo abusador y luego lo descuartizó bajo el alegato de defensa propia.

Este lunes, Mafalda Beatriz Secreto, de 65 años, salió por la puerta ancha del Tribunal Oral Criminal (TOC) 1 de Pergamino.

La mujer estaba siendo juzgada por el homicidio de José Luis Arenas, de 60. El cuerpo del hombre fue hallado el 1 de junio de 2019 en una vivienda ubicada en la calle 11 entre 50 y 51 de la ciudad bonaerense de Colón.

El reporte del periódico local La Nación indica que los magistrados basaron su decisión en el patrón de violencia que sufría la mujer. Los magistrados destacaron que el hoy occiso controlaba y disponía de la vida de Secreto y que la mujer se encontraba bloqueada directa e indirectamente por la actitud abusiva de este.

“No es cierto que haya contado con otra salida”, consideraron los integrantes del Tribunal Oral Criminal (TOC) 1 de Pergamino.

Tras escuchar el veredicto absolutorio, la argentina rompió en llanto. “Le doy gracias a los jueces que me escucharon. Gracias a la justicia que me escuchó. Porque le pusieron atención a la perspectiva de género. Es terrible lo que sufrimos las personas abusadas”, declaró al término de la audiencia.

“La conducta de Mafalda fue la única que podía. Esta situación fue completamente excepcional”, planteó Raquel Hermida Leyenda, abogada de Secreto al restarle peso al alegato central de la Fiscalía en el sentido de que la acusada trató de desaparecer el cuerpo.

El fiscal Ignacio Uthurry había solicitado que la mujer fuera condenada a 18 años de prisión.

Aunque la Fiscalía reconoció cierta perturbación de la conciencia en Secreto por los episodios de violencia sufridos no clasificó la acción como una de legítima defensa.

La mañana de los hechos, Secreto fue a la casa de su hermano para decirle que había asesinado a su pareja y que necesitaba ayuda para deshacerse del cadáver.

Horas después, el hombre se presentó en la comisaría local para informar del homicidio a las autoridades.

Al arribar a la vivienda, detuvieron a la mujer y descubrieron el cadáver del hombre en un galpón (especie de taller de mecánica o garaje) tapado con la lona de una pileta.

Al cuerpo le faltaban los miembros inferiores a la altura de la rodilla, y el brazo derecho desde el codo.

Además presentaba un balazo en el maxilar derecho que, según la autopsia, fue lo que le provocó la muerte.