Por qué Biden defiende sus acuerdos con Arabia Saudita ante críticas en EE.UU.

La visita del presidente Joe Biden a Arabia Saudita sigue desatando críticas, pero La Casa Blanca defiende las acciones del mandatario en un contexto global ante la actual situación económica y la crisis de precios en materia de energía

El presidente Joe Biden y el príncipe Mohammed bin Salman.
El presidente Joe Biden y el príncipe Mohammed bin Salman.
Foto: MANDEL NGAN/POOL / Getty Images

El presidente Joe Biden enfrenta severas críticas en Estados Unidos por su reunión con el príncipe de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, señalado como el orquestador del asesinato del colaborador de The Washington Post, Jamal Khashoggi.

A pesar de las críticas, el presidente Biden avanzó con una amplia agenda económica y de seguridad con la que pretende atajar los reclamos de obviar los derechos humanos por asuntos económicos.

Entre sus críticos se encuentra el senador Bernie Sanders (Vermont).

“El líder de ese país está involucrado en el asesinato de un periodista de The Washington Post, no creo que ese tipo de gobierno deba ser recompensado con una visita del presidente de los Estados Unidos”, dijo Sanders en ABC News.

Sin embargo, el presidente Biden mantiene su postura de que los recientes acuerdos en Arabia Saudita serán benéficos para la economía mundial y EE.UU., en particular, algo que podría verse en las próximas semanas.

“Veremos más cuando veamos que las gasolineras comienzan a bajar su precio de acuerdo con lo que están pagando por el petróleo”, defendió el presidente Biden.

Durante su campaña electoral, el demócrata dijo que trataría como un “paria” al gobierno de Arabia Saudita, tras el homicidio de Khashoggi, pero tras su visita a ese reino Biden dijo no arrepentirse de sus dichos, aunque en sus acciones está lejos de tratar como paria a los saudíes.

“No me arrepiento de nada de lo que dije”, dijo Biden en una conferencia el domingo. “No me arrepiento de nada de lo que dije. Lo que le pasó a Khashoggi fue indignante”.

La Administración Biden destaca importantes acuerdos en la gira del presidente por varios países de Medio Oriente, donde un jugador clave es Arabia Saudita.

“El presidente Biden estableció cinco principios declarativos (alianza, disuasión, diplomacia, integración y valores) para guiar el compromiso de EE.UU. en Oriente Medio durante las próximas décadas”, defendió la Casa Blanca en un reporte.

Esos acuerdos incluyen alianza para que EE.UU. apoye a países que se apeguen “al orden internacional basado en reglas”, a cambio de apoyo para que esas naciones puedan defenderse contra amenazas extranjeras.

Sobre la disuasión, la Administración Biden afirma que Estados Unidos “no permitirá que potencias extranjeras o regionales pongan en peligro la libertad de navegación” en Medio Oriente, ni tampoco tolerará los esfuerzos de ningún país para dominar a otro.

La prioridad para resolver conflictos, se indicó, será la diplomacia, además de que se busca la integración entre EE.UU. en materia económica, política y de seguridad.

“Estados Unidos siempre promoverá los derechos humanos y los valores consagrados en la Carta de la ONU”, afirma la Administración Biden sobre la promoción de valores.

El portavoz del Departamento de Estado, Ted Price, indicó que la gira en Medio Oriente forma parte de una visión global del presidente Biden.

“Estados Unidos tiene una visión afirmativa, una visión afirmativa para nuestras asociaciones en todo el mundo”, indicó. “Hemos señalado en el período previo a este viaje a Oriente Medio que, en el transcurso de los últimos meses, Estados Unidos… hemos tenido la oportunidad de involucrar a nuestros socios europeos. Lo hicimos con el G7, lo hicimos en la OTAN. Tuvimos la oportunidad de involucrar a nuestros socios en América Latina, con la cumbre de Los Ángeles a fines de mayo”.

Agregó que también se hizo algo similar con los socios de la región Indo-Pacífico.

“El presidente Biden viajó a Japón, viajó a Corea del Sur a fines de mayo, y el secretario [Antony] Blinken, por supuesto, tuvo la oportunidad hace apenas un par de semanas de viajar también al Indo-Pacífico”, recalcó Price.

Los acuerdos con Arabia Saudita

El presidente Biden firmó varios acuerdos con el reino de Arabia Saudita, los cuales tienen impacto en Medio Oriente, pero las negociaciones económicas buscan reducir la presión a nivel mundial en los precios de energéticos.

Entre los acuerdos de seguridad está la eliminación de las fuerzas de paz de la isla Tiran, ya que Arabia Saudita ha acordado preservar y continuar todos los compromisos y procedimientos existentes en el área.

“El presidente Biden dio la bienvenida a este acuerdo, que se negoció durante muchos meses y tuvo plenamente en cuenta los intereses de todas las partes”, afirmó la Casa Blanca.

La apertura del espacio aéreo saudita a aeronaves civiles que vuelan hacia y desde Israel es uno de los acuerdos más destacados y una posibilidad de cercanía entre sauditas e israelíes.

“El presidente Biden dio la bienvenida a la decisión de Arabia Saudita de ampliar el sobrevuelo de Arabia Saudita para todas las aeronaves civiles, incluidas las aerolíneas que vuelan hacia y desde Israel”, se indicó.

Arabia Saudita lidera un bloque que mantiene en guerra a Yemen, pero acordó una tregua de 15 semanas, liderada por la ONU, para avanzar hacia la paz.

Las negociaciones económicas incluyen el respaldo al plan de Arabia Saudita para invertir estratégicamente en proyectos de la Asociación de Estados Unidos para la Infraestructura e Inversión Global (PGII), impulsado con los líderes del G7 el 26 de junio de 2022.

“Estados Unidos y Arabia Saudita movilizarán cientos de miles de millones de dólares para ofrecer una infraestructura sostenible y de calidad que marque la diferencia en la vida de las personas en todo el mundo, fortalezca y diversifique nuestras cadenas de suministro”, se indicó.

Hay un nuevo acuerdo bilateral para la cooperación en tecnología 5G y 6G, además de la cooperación sobre energía.

“Arabia Saudita se ha comprometido a apoyar el equilibrio del mercado petrolero mundial para un crecimiento económico sostenido”, defendió la Casa Blanca. “Estados Unidos ha acogido con beneplácito el aumento de los niveles de producción un 50 por ciento por encima de lo previsto para julio y agosto”.

Estas decisiones, se indicó, podrían ayudar a estabilizar el mercado energético, que ha tenido un alto impacto en EE.UU. tras el inicio de la invasión rusa en Ucrania.

Si los acuerdos del presidente Biden tienen un efecto positivo en la economía estadounidense en las próximas semanas, eso podría restar presión a su Administración, calificada por votantes como poco efectiva en materia económica, según recientes encuestas.