NY tendrá 12,000 nuevas guarderías en “desiertos” de cuidado infantil y exime de impuestos a pañales desechables

La gobernadora Kathy Hochul anunció este lunes la transferencia de $70 millones a 344 nuevos proveedores de cuidado infantil. Además, entra en vigencia la Ley Pañal

La abuela dominicana Andrea Arias es testigo que muchas madres siguen dejando sus trabajos por el costo del cuidado infantil.
La abuela dominicana Andrea Arias es testigo que muchas madres siguen dejando sus trabajos por el costo del cuidado infantil.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

Dos nuevas políticas, anunciadas recientemente por el gobierno estatal de Nueva York, se convierten en alivios a corto, mediano y largo plazo, para miles de madres de la clase trabajadora, especialmente de las comunidades de color.

Primero, se anunció la inversión de $70 millones para apoyar la instalación de nuevos programas de cuidado infantil. Y segundo, entró en vigencia una ley que exime a los pañales desechables para niños y adultos de impuestos, lo cual hará estos productos más asequibles para las familias que están bajo la línea de la pobreza.

Desde el Alto Manhattan, clasificado como uno de los grandes “desiertos” de cuidado infantil en la Gran Manzana, la gobernadora Kathy Hochul anunció la transferencia de fondos para 344 nuevos proveedores de cuidado infantil. Esta iniciativa será financiada a través de la Ley del Plan de Rescate Estadounidense aprobado por el Presidente Joe Biden.

En total se crearán 12,000 nuevos espacios en toda Nueva York, 3,000 de ellos serán instalados en la Gran Manzana, incluidos 592 para bebés y 500 espacios disponibles en horarios “no tradicionales”, que facilitarán la vida a trabajadoras en horarios nocturnos.

Los nuevos programas se ubicarán en localidades clasificadas como “desatendidas”.

Los fondos que ya empezaron a ser transferidos, servirán para que emprendedores de servicios de guarderías o centros de cuidado diario, desarrollen sus programas, cubran los costos iniciales de funcionamiento, recluten, capaciten y retengan personal.

“Necesitamos que las mamás tengan la oportunidad de volver al trabajo, los padres, los cuidadores, tienen una crisis de asequibilidad. También tenemos una crisis de disponibilidad de centros de cuidado diario, porque muchos han cerrado”, indicó la mandataria estatal.

Para este programa de financiamiento, un desierto de cuidado infantil se define como un tramo censal donde hay tres o más niños menores de cinco años, sin un espacio de atención disponible.

Según este criterio, más del 60 por ciento del estado de Nueva York se considera un desierto de cuidado infantil. 

“En muchos casos los niños se quedan en casa, sin supervisión o con un hermano mayor. Es simplemente frustrante que miles de nuestras mujeres de color no tengan otra opción. Ellas son quienes manejan nuestros autobuses o limpian nuestras habitaciones de hotel. Ellas ponen simplemente a funcionar esta ciudad y al estado”, dijo Hochul.

La gobernadora Kathy Hochul hizo el anuncio de la transferencia de $70 millones a nuevos proveedores de cuidado infantil en la sede de YM&YWHA de Washington Heights e Inwood. (Foto: F. Martínez)

2 millones de neoyorquinas sin opciones

Con base a datos compartidos por el gobierno estatal, más de 2,000 programas de cuidado infantil cerraron desde el comienzo de la pandemia, lo que provocó la pérdida de 20,000 espacios disponibles para niños.

Casi dos años desde que comenzó la crisis de salud pública causada por la COVID-19, la fuerza laboral no ha podido recuperar a cerca de dos millones de trabajadoras neoyorquinas, básicamente porque no tienen con quien dejar a sus hijos.

El presupuesto aprobado para el año fiscal 2023 incluye una inversión para ampliar el acceso al cuidado infantil y ayudar a estimular la recuperación económica continua del estado de Nueva York. 

En este sentido, se Incluyen fondos sin precedentes de $7 mil millones durante cuatro años, lo cual incluye el aumento del umbral de elegibilidad de ingresos para asistencia de cuidado infantil desde agosto de 2022, al 300 por ciento del nivel federal de pobreza ($83,250 para una familia de cuatro mimebros), extendiendo estos programas a más de la mitad de los residentes del estado de Nueva York con niños pequeños.

Por su parte, el congresista dominicano, representante de partes del Alto Manhattan, Adriano Espaillat expresó que las familias en los desiertos de cuidado infantil, como es el caso de la mayoría de los vecindarios como Washington Heights e Inwood, se han quedado atrás con muy pocas opciones para de guarderías seguras y de calidad.

“No podemos recuperarnos, si dejamos atrás a los proveedores de cuidado infantil, y nuestras familias necesitan su apoyo hoy más que nunca. Estamos luchando arduamente en Washington para garantizar que todos los padres tengan acceso a servicios de este tipo de forma asequible y conveniente”, subrayó Espaillat.

!Con la inflación todo es peor!

La abuela dominicana Andrea Arias, ya con tres nietos y dos bisnietos, comenta que cualquier ayuda a las familias de la clase trabajadora para que las “mujeres puedan ejercer sus labores más tranquilas, es el mejor programa que puede ofrecer este y cualquier gobierno”.

“Imagínate esas miles de madres que no cuentan con nosotras las abuelas, para que le echemos una mano. !Es terrible! En un centro privado se van miles de dólares en un mes. Por eso tú ves que muchas deciden dejar sus trabajos. Porque lo que ganan se iría solo en guarderías. Y ahora con esta inflación, todo es peor”, destaca Andrea.

La gobernadora al presentar este programa de financiamiento puso sobre la mesa que una familia típica de Nueva York tiene que gastar el 40% de sus ingresos en el cuidado de niños para 2 niños.

La gobernadora Hochul visitó este lunes un salón de clases de niños pequeños en el YM&YWHA del Alto Manhattan. (foto: Kevin P. Coughlin / Office of Governor Kathy Hochul )

Pañales más baratos para los neoyorquinos

Además, la gobernadora destacó la firma y puesta en marcha de los contemplado en la legislación (S.8033A/A.8528A) que ayudará a que los pañales sean más asequibles. Ahora estos productos tanto para adultos y niños, incluidos los desechables, están exentos de todos los impuestos sobre las ventas y el uso. 

Es de destacar que los pañales son a menudo el gasto más grande para las familias que cuidan a niños y adultos mayores.

Aunque ya una ley existente, exime a estos pañales del impuesto estatal sobre las ventas del cuatro por ciento, hay varios condados y jurisdicciones que no contemplan una exención local. 

Este proyecto de ley asegurará que los pañales en toda la geografía estatal sigan la exención de taxes.

La esperanza es que esta desgravación fiscal se ayude a aliviar la carga de las familias ante el aumento de la inflación y los costos.

Según la Red Nacional de Bancos de Pañales, una de cada tres familias del país lucha con la necesidad de pañales. Los bebés requieren hasta 12 pañales por día, lo que significa un costo de $70 a $80 por mes.

Asimismo, el senador estatal Jamaal Bailey uno de los promotores de la ‘Ley Pañal’, la interpreta como una ayuda financiera que permitirá a miles de padres “estar más tranquilos”, sabiendo que sus hijos tendrán acceso a pañales limpios.

“La falta de cuidado infantil asequible es un problema de justicia social y económica que afecta de manera desproporcionada a las mujeres de color y las comunidades en grandes desiertos de cuidado infantil como el Bronx”, insistió Bailey.

Mujeres pobres con pocas opciones:

  • 41% de las mujeres con niños entre 25 y 54 años de Nueva York tuvieron en 2021 complicaciones para conseguir empleo con base a un informe del Citizens Commitee for Children.
  • 55% informaron que aún encontrando una opción de empleo, no pueden tomarlo, porque los costos de una guardería o de los cuidados infantiles se devoraría sus ingresos.
  • 37% de las madres de comunidades de color tuvieron trabas para completar el pago de todas las facturas durante los meses más duros de la pandemia.
  • 29% de las madres consultadas tuvieron que cortar horas en su trabajo.
  • 16% se vio obligada a abandonar sus puestos para poder cuidar a sus hijos.
  • 19% decidió no buscar opciones laborales por la limitación de no tener quién cuidara a sus hijos

Usted debe saber: