Pastor en Mississippi llega a oficina de aguacil para confesar que mató a un hombre hace 3 años

James Eric Crisp no pudo con el cargo de consciencia y se entregó esta semana a las autoridades en el condado Monroe

El pastor de Mississippi James Eric Crisp no aguantó el cargo de consciencia y confesó que mató a un hombre en 2019.
El pastor de Mississippi James Eric Crisp no aguantó el cargo de consciencia y confesó que mató a un hombre en 2019.
Foto: Prisión del condado Monroe / Cortesía

Un pastor en Mississippi acudió voluntariamente a la Policía para confesar que había matado a un hombre hacía unos tres años.

“James Eric Crisp llegó hasta mi oficina, por decisión propia, y confesó que había matado al Sr. Taylor”, indicó esta semana Kevin Crook, alguacil del condado Monroe.

Crisp declaró a las autoridades que asesinó Roger Loyd Taylor, de 48 años, el 10 de marzo de 2019, y, posteriormente, dispuso del cuerpo de la víctima.  

La confesión ocurrió el martes. Crisp, de 37 años, no aguantó el cargo de consciencia y optó por divulgar su participación en el crimen.

El religioso fue acusado de un cargo de asesinato y permanece detenido bajo una fianza de $150,000 dólares.

“El tomó la decisión de arriesgar su libertad física para recuperar su libertad espiritual, y esperamos que esto ayude a cerrar este caso para beneficio de él y de la familia de Taylor”, añadió Crook.

“Nosotros estamos alegres que el Sr. Crisp pudo sacar eso de su pecho para que pueda seguir con su ministerio donde sea que Dios tenga planeado para él, pero esto no cierra el caso para nosotros”, expuso el alguacil.

Taylor, originario de Sulligent, Alabama, había discutido con su esposa la noche que desapareció, por lo que decidió conducir desde ese estado a Mississippi para buscarla. Sin embargo, se perdió en el camino.

Fue entonces que se topó con el asesino confeso y se suscitó una pelea que terminó en su muerte.

La adicción a las drogas de Crisp propició el altercado. No está clara la forma específica en que Crisp mató a Taylor.

Taylor fue identificado como persona desaparecida luego de que su carro apareciera abandonado en Blair Cemetery Road del condado Monroe. Sus restos nunca fueron recuperados.

Crisp, quien en el 2019 cumplió cárcel por una caso de drogas,  ingresó a un programa de rehabilitación de la iglesia “God’s House of Hope”, que transformó su vida.

Era predicador y maestro en el programa de rehabilitación.