Estallido cultural colombiano en Nueva York: por la Paz y por la Vida

Ejercemos nuestra identidad nacional a través de nuestras artes y prácticas culturales

Colombianos en Nueva York.
Colombianos en Nueva York.
Foto: Jeff Reed / NYC Council

El número de colombianos residentes en Estados Unidos supera a la población total de la ciudad de Medellín. Es decir, deberíamos tener la representatividad cultural y política correspondiente a la segunda ciudad o al tercer departamento de Colombia. Hacemos parte de la nación, pero no habitamos su territorio y eso nos pone en una situación compleja.

Ejercemos nuestra identidad nacional a través de nuestras artes y prácticas culturales. Lo he dicho muchas veces y lo repito, los colombianos en el exterior tenemos derecho a hacer parte de la memoria histórica de la nación. Con la llegada del nuevo gobierno y gracias al liderazgo de Patricia Ariza, ministra de cultura, se han adelantado una serie de iniciativas ciudadanas que buscan celebrar lo que se ha llamado un “Estallido cultural por la Paz y por la Vida”.

Muchos colombianos residentes en el área tri-estatal de Nueva York nos hemos sumado por iniciativa propia y de manera orgánica a este proyecto. 

El día 29 de octubre en el parque triángulo Manuel de Dios Unanue ubicado en la calle 83 con avenida Roosevelt un grupo de activistas liderados por Elizabeth Castañeda organizó actividades que incluían un sancocho comunitario, una mesa de trueque, junto a espacios de danza, música y poesía. Quiero resaltar el valor simbólico de resignificar este espacio que rinde homenaje al periodista inmolado allí en 1992 por la narcoviolencia. 

El domingo 30 de octubre en el Queens Theater in The Park, un escenario de primer nivel, más de ochenta artistas se presentaron frente a un público nutrido; más de cuatrocientas personas entre las que se encontraban Leonor Zalabata (Embajadora de Colombia ante la ONU), Luis Gilberto Murillo (Embajador de Colombia en USA), y Jessica Ramos (Senadora Estatal de NY) —entre muchas otras personalidades—. La maestra de ceremonias Karent Hinestroza (actriz y presentadora) llenó de energía el evento con presentaciones amenas y fluidez en el escenario.

Tras bambalinas, observé este evento en el que también participé gracias a la amable invitación de Freddy Castiblanco. Por más de veinte años, Freddy ha organizado más de cinco mil conciertos, cientos de lectura de poesía, proyecciones de cine, decenas de obras de teatro y conferencias magistrales de líderes sociales y políticos en su Terraza 7 de Queens. Entre las personas a las que Freddy impulsó desde el inicio se encuentran Alexandria Ocasio Cortés, Jessica Ramos y Francia Márquez —que en 2012 se presentó en Terraza 7 junto a Diego Obregón.

El caso de Castiblanco es excepcional porque sin tener aspiraciones artísticas personales se ha dedicado a respaldar y a celebrar a los artistas y a las figuras que admira. Maestros tradicionales como Nida Góngoza, Emilsen Pacheco, los Gaiteros de San Jacinto y Ceferina Banquez han tocado en sus eventos junto a figuras del jazz neoyorquino. Su visión es defender el mérito artístico sumado a las causas justas como lo son la búsqueda de la paz y la defensa de la vida en todas sus formas.

Aprovecho este espacio para agradecerle su trabajo voluntario y su liderazgo indiscutible en el Estallido cultural colombiano en Nueva York. 

Carlos Aguasaco es escritor, académico y profesor en The City College of New York

Twitter: @aguasaco_carlos