Piden a la Gobernadora Hochul liberar a miles de presos mayores y enfermos otorgando clemencia

En una serie de manifestaciones alrededor de Nueva York, familiares de reclusos y defensores pidieron a la mandataria usar el recurso que le da la ley para evitar que más internos mueran en las prisiones

Pasillo en cárcel de Rikers Island
Pasillo en cárcel de Rikers Island
Foto: Departamento de Correccionales NYC / NYC Mayoral Office

“Clemencia, clemencia, clemencia”, es el pedido que decenas de manifestantes, familiares de reclusos y defensores están haciendo a la Gobernadora Kathy Hochul para que libere a miles de reclusos que cumplen con las condiciones para ser indultados, debido a su edad, su condición de salud y su redención.

Así lo solicitaron durante una manifestación en la oficina de la mandataria estatal y en otros puntos del estado de Nueva York, en las que instaron a la política demócrata a que cumpla su compromiso de expandir el uso de la clemencia ejecutiva.

En medio del llamado, los manifestantes recordaron que cada tres días está muriendo un recluso en las cárceles y explicaron que de acuerdo a la Constitución del Estado de Nueva York, la Gobernadora tiene la autoridad para otorgar clemencia a los presos.

José DiLenola, de la organización “Release Aging People in Prison (RAPP)“, destacó que la clemencia es una oportunidad para corregir los errores del encarcelamiento masivo y mejorar la seguridad de todos los neoyorquinos y pidio a Hochul que otorgue ese beneficio de manera continua.

“Muchos neoyorquinos están preocupados por la violencia. Es una farsa que generaciones de ancianos, en particular los ancianos negros y latinos, los más capaces de liderar iniciativas de interrupción de la violencia, languidezcan en prisión sin motivo alguno. La gobernadora Hochul debe mantener su compromiso y otorgar más clemencias, y hacerlo de manera continua, para ayudar a sanar a nuestras comunidades”, advirtió el activista.

Jeannie Colón, líder comunitaria de RAPP Bronx aseguró que todos los internos que han pasado por el sistema carcelario merecen una segunda oportunidad.

La gobernadora Hochul puede otorgar clemencias y hacer realidad los sueños de las familias todos los días. Ese es un poder realmente asombroso. Ella tiene la vida de las personas en sus manos, porque miles están cumpliendo cadenas perpetuas que en realidad son sentencias de muerte”, dijo la líder latina. “Abra el puño y dele a la gente la oportunidad de irse a casa. La clemencia es esperanza. La clemencia es vida”.

Caroline Hansen, de la Campaña RAPP de Long Island, quien tiene a su marido tras las rejas hace 26 años, manifestó que la Gobernadora Hochul y el sistema deben poner en consideración el cambio y la redención que los reclusos tienen con el paso de sus sentencias para liberarlos.

“Sin clemencia, mi esposo morirá en prisión, como el Estado lo ha planeado para él. Eso es desgarrador e impulsa a nuestra familia a luchar no solo por él, sino por otras familias como la nuestra. Mi esposo, como tantos adentro, hace mucho que se transformó”, dijo la manifestante. “Las personas deben asumir la responsabilidad por el daño que han causado y hacer el arduo trabajo de transformar sus pensamientos y comportamientos, pero los peores cinco minutos de su vida no deberían sellar su destino para siempre (…). Necesitamos que la gobernadora Hochul cumpla su promesa y conceda más clemencias”.

De acuedo a los manifestantes, actualmente en todo el estado de Nueva York hay aproximadamente 31.000 personas en las prisiones elegibles para la clemencia y solamente se ha a probado una de ellas al igual que 9 indultos a casos de internos que ya habían sido liberados.