Por qué Goldman Sachs espera que Estados Unidos no caiga en recesión el próximo año

Para Goldman Sachs la economía de Estados Unidos podría no caer en recesión y considera que hay razones sólidas para esperar un crecimiento positivo en los próximos trimestres

Los economistas de Goldman Sachs prevén que EE.UU. tiene bajas probabilidades de caer en recesión económica en 2023.
Los economistas de Goldman Sachs prevén que EE.UU. tiene bajas probabilidades de caer en recesión económica en 2023.
Foto: Shutterstock

Un análisis de la firma financiera Goldman Sachs Research, señala que la economía de EE.UU. probablemente tendrá un aterrizaje suave el próximo año y pronostica que el país evitará por poco una recesión a medida que la inflación se desvanece y el desempleo aumenta ligeramente.

Dentro de las perspectivas financieras para 2023, los economistas de Goldman Sachs dicen que hay un 35% de probabilidad de que EE.UU. entre en recesión durante el próximo año, una estimación por debajo de la mediana del 65% de una encuesta del Wall Street Journal realizada a un grupo de analistas.

Goldman Sachs argumenta que EE.UU. puede evitar una recesión en parte porque los datos sobre la actividad económica no se acercan a una recesión: el PIB creció 2.6% (anualizado) en el tercer trimestre y el país agregó 261,000 puestos de trabajo el mes pasado.

“Hay razones sólidas para esperar un crecimiento positivo en los próximos trimestres”, escribió Jan Hatzius, director de Goldman Sachs Research y economista jefe de la empresa, en el Outlook 2023 del equipo.

Hatzius señala que el ingreso personal real está recuperándose de la caída durante la primera mitad del año cuando el endurecimiento fiscal y un fuerte aumento de la inflación pasaron factura: “Nuestros economistas esperan que el ingreso disponible real aumente a un ritmo de más del 3% durante el próximo año. A pesar de que las condiciones financieras se han endurecido y ahora están restando alrededor de 2 puntos porcentuales del crecimiento, es probable que el aumento de los ingresos reales sea la fuerza más fuerte el próximo año”.

Goldman Sachs dice que la economía está empezando a verse muy diferente: “La demanda se está desacelerando, la pandemia ha disminuido, los beneficios por desempleo se han normalizado y los ahorros adicionales del período de pandemia se están reduciendo. Nuestra brecha entre empleos y trabajadores (la demanda laboral total menos la oferta laboral total) se está reduciendo rápidamente”.

A diferencia de otros episodios de alta inflación, apunta la institución financiera, las cadenas de suministro se están normalizando al igual que los mercados de alquiler de viviendas; el gasto está rotando de bienes a servicios y los inventarios están repuntando; y las expectativas de inflación a largo plazo están bien ancladas (según encuestas de hogares y pronosticadores económicos); así como las expectativas implícitas en los bonos protegidos contra la inflación.

“Nuestros economistas no esperan un recorte de tasas hasta el segundo trimestre de 2024”, escribió Hatzius. “Eso nuevamente muestra cómo las cosas son diferentes esta vez: históricamente, el primer recorte de la Fed en el ciclo de aumento medio se produjo aproximadamente seis meses después del último aumento. Con un mercado laboral resistente y una inflación aún elevada, no vemos ningún recorte de tasas en 2023 a menos que la economía entre en recesión después de todo”.

También te puede interesar:
Confianza del consumidor estadounidense no levanta y cae de nuevo en noviembre
JPMorgan prevé que EE.UU. caiga en una leve recesión económica el próximo año
El 90 % de encuestados estadounidenses reportan consecuencias negativas para la salud mental por el estrés financiero