Linchamientos en Argentina representan “extrema derechización”

El gobierno denunció que los linchamientos a delincuentes representa a sectores de “extrema derechización” que se amparan en la inseguridad para justificar estos crímenes
Linchamientos en Argentina representan “extrema derechización”
Jorge Capitanich, jefe del gabinete argentino.
Foto: EFE

Buenos Aires.- El gobierno argentino denunció este jueves que la grave oleada de linchamientos a delincuentes representa a sectores de “extrema derechización” que se amparan en la inseguridad para justificar estos crímenes.

El jefe de gabinete, Jorge Capitanich, explicó que las golpizas a presuntos ladrones implican “expresiones grandilocuentes o de una extrema derechización, con una tendencia a estigmatizar grupos tanto de jóvenes como de aquellos que están con el dolo de haber tenido una adicción”.

Advirtió que “tenemos que consternarnos todos y entender el fenómeno más complejo sin estigmatizar a nadie: ni al pobre ni al excluido”.

La semana pasada, un joven de 18 años fue asesinado por más de 50 personas en la ciudad de Rosario, después de haber sido acusado de robarle una bolsa a una señora.

El hecho provocó un efecto contagio, ya que en diferentes ciudades del país se replicaron golpizas e intentos de asesinatos a presuntos ladrones, los cuales han sido justificados por la oposición.

Al repudiar nuevamente estos crímenes, Capitanich consideró que “en el marco del estado de derecho es imprescindible que no exista justicia por mano propia, forma parte de una sociedad democrática y civilizada”.

También reconoció que “es necesario realizar una autocrítica en cada uno de los poderes del Estado para generar condiciones para la seguridad pública“.

El presidente de la Comisión Episcopal, Jorge Lozano, repudió los linchamientos al denunciar que “en un Estado de Derecho, el camino a transitar es acudir a las instituciones que correspondan, si es por mano propia no es justicia, debemos ser claros”.

Agregó que este fenómeno no implica “una reacción lógica, sino emocional y con un serio componente de irracionalidad. Lo lógico o adecuado es acudir a las autoridades correspondientes”.