A festejar sin ganar libras

Dietistas te dicen qué hacer para evitar subir de peso durante las fiestas decembrinas
A festejar sin ganar libras
Se estima que durante la temporada festiva se gana un promedio de seis libras.
Foto: Shutterstock

Por Patricia Prieto/patricia.prieto@laopinion.com

Un promedio de dos a diez libras, es lo que se estima que la mayoría de las personas sube durante este mes de fiestas decembrinas.

¿Y es que quién se niega a comer los platillos calóricos que se sirven en posadas, Navidad, Año Nuevo y Día de Reyes? Pero esto no quiere decir que estamos obligados a subir esas libras de más que se han adueñado de la temporada festiva.

El dietista certificado Manuel Villacorta asegura que todos podemos disfrutar los manjares festivos sin tener que subir de peso, si comemos con moderación.

“La clave para mantener la línea durante los días festivos está en la planificación. Es decir, tener de antemano un plan que nos permita degustar con mesura los alimentos tentadores que nos ofrecen en la oficina o en las casas de los amigos”, dice el nutricionista, que a finales de este mes lanzará su nuevo libro Whole Body Reboot/ The Peruvian Super Foods Dietto Detoxify, Energize, andSupercharge Fat Loss.

Para mantener el control de nuestro peso, Villacorta recomienda seguir estas cinco estrategias:

Comienza el día con un desayuno abundante. Este debe incluir carbohidratos y proteínas, algo así como un plato de avena con leche y berries.

“Antes de salir de casa necesitamos tener nuestro metabolismo estabilizado, de este manera evitamos el déficit de azúcar en la sangre, que es lo que nos impide resistirnos ante los alimentos”, detalla el experto en nutrición.

Come durante el día. Este es un punto clave, ya que se come menos en una reunión cuando nuestro estómago está satisfecho. Lo peor que se puede hacer es no comer durante el día para llegar con hambre a la fiesta.

“Cuando comemos algo, antes de salir de casa, como una ensalada o una sopa, podemos degustar con moderación los platillos calóricos en las fiestas”, dice Villacorta, con consulta privada en San Francisco, California.

Hidrata tu cuerpo a fondo. La mayoría de los alimentos que sirven en las fiestas son altos en sal, la cual se conservará en el cuerpo si no hemos bebido suficiente agua.

Haz ejercicio con sensatez. El mantener los buenos hábitos de salud, como el ejercicio, durante la temporada festiva es algo bueno. Lo que no es sensato es comer en exceso durante una reunión festiva, para luego tratar de matar todo lo que comimos haciendo 30 minutos de ejercicio en el gimnasio.

“Las cosas no funcionan así”, recalca Villacorta. “Hay que recordar que, dentro de lo sensato, el ejercicio no es licencia para comer todo lo que se quiere. Éste es sólo un buen hábito para la salud”.

Mantente lejos de la mesa de la comida. Una vez que estés en la fiesta, toma un pequeño plato de comida y varios pasos al retirarte de la mesa.

“En las reuniones hay que disfrutar de las conversaciones con los amigos, pero hay que hacerlo lo más alejado de la mesa de la comida”, explica el nutricionista. “De esta manera, uno centra la atención en los amigos y menos en los alimentos”.

Para la nutricionista Claudia González, con práctica en Miami, el peso extra de esta temporada se controla con estas recomendaciones:

De invitada:

Lleva un platillo a la fiesta. De tener confianza con la persona que te invita a su casa, pregúntale qué desea que tú lleves y prepara el platillo con las menos calorías posibles. “Este es un buen truco para controlar nuestro peso”, dice González.

Al servirte, házlo en porciones. Lo peor que podemos hacer, resalta la dietista registrada, es servirnos con la idea que “no va a haber más comida en el mundo. Al servirnos el primer plato en porciones, hay que esperar unos 30 minutos para saber si queremos o no repetir”, explica la autora del libro Gordito no significa saludable.

Mantente atenta con lo que tomas. Los alimentos líquidos, particularmente las bebidas alcohólicas, agregan muchas calorías al cuerpo y, fuera de esto, pueden abrir el apetito.

De anfitriona:

Ofrece platillos variados en contenido de calorías. Esto te da la oportunidad de comer los alimentos bajos en calorías que tú deseas, y a los invitados los sustanciosos.

Prepara muchas ensaladas y platillos vegetarianos que contengan proteína. Las fiestas dan la oportunidad de preparar esas recetas que nunca tenemos tiempo de hacer, que contienen quinoa, chía o amaranto.

Selecciona especias e ingredientes saludables. Por ejemplo, en vez de preparar la ensalada de papa con mayonesa, usa mostaza. Y en los dips, remplaza el sour cream por yogur griego.