Cuidado con lo que publicas en las redes

Cuidado con lo que publicas en las redes
Foto: shutterstock

Para muchos de nosotros, ya es tradición levantarnos e inmediatamente darle “una revisadita” a nuestras redes sociales. Ya no es necesario llamar a la amiga, o irse a la cafetería de la esquina para enterarse de lo que está pasando con todos los amigos, familiares, conocidos y hasta enemigos. Personalmente, creo que podríamos emplear nuestro tiempo de una forma mejor en vez de estar “chismeando” la vida de los demás.

No sé a ustedes, pero a mi me molesta cuando empiezo a ver como muchos se han encargado de convertir ese medio de comunicación en un lugar público de desahogo y esto, mis amigos, puede tener consecuencias muy graves en el amor, en la familia y hasta en el trabajo.

Hace unos días conversaba con una amiga que está siendo víctima de una foto publicada en su página. Como en cualquier lugar, conoces a alguien y una de las primeras preguntas que te hacen es “¿y, cómo te encuentro en Facebook?” Aceptamos en nuestro circulo de amigos cibernéticos a personas que ni conocemos; muy concientemente le damos entrada a nuestra vida a esas personas. La pregunta es ¿si no conoces ni a la mitad de la gente que tienes en tu página, entonces por qué estar ventilando tus molestias, frustraciones e indirectas en ese lugar?

Les cuento de mi amiga porque creo que todos podemos aprender de lo que le pasó. Ella es una persona muy educada y ha tenido mucho cuidado con la información que ha decidido hacer pública. Sin embargo y después de horas laborales, ha formado una amistad con las chicas y chicos de su oficina. No hace mucho tiempo, fueron a una discoteca y la foto de mi amiga sosteniendo una copa de vino fue publicada y etiquetada en su muro; ya era tarde y ella no la vio hasta el próximo día. Cuando llegó a la oficina, se dió cuenta que tenía una cita con la representante de recursos humanos de su trabajo. María estuvo a punto de perder su empleo por dar una mala impresión.

No solamente tenemos que tener mucho cuidado con las cosas que decimos, dónde comentamos, qué tipo de información compartimos, sino también asegurarnos que nadie nos tome una fotografía de una manera comprometedora, pues realmente no vale la pena.

Como periodista, soy muy activa en redes sociales y entiendo el beneficio que estas tienen para comunicarnos de una manera más eficaz. Mi hermana vive lejos y por las redes he podido ver el crecimiento de mis sobrinos. Sin embargo, tenemos que saber utilizar muy bien nuestro sentido común cuando estamos hablando de nuestra imagen.

Bien dicen que las palabras se las lleva el viento, pero lo que se publica en internet, se quedá allí para toda la vida.

Espero sus comentarios,

Carolina Sarassa

www.CarolinaSarassa.com

@CarolinaSarassa