COLUMNA COMBATE: Thurman ¿Así de cerca o así de lejos?

Está claro que no hay una gran estrella en el boxeo de este país y que las épocas en las que tuvieron al tiempo a Mike Tyson, Shane Mosley, Floyd Mayweather y Oscar la Hoya están ahora demasiado lejos

Guía de Regalos

COLUMNA COMBATE: Thurman ¿Así de cerca o así de lejos?
Keith Thurman
Foto: Getty Images

La ausencia Floyd Mayweather Jr. que recién cumplió 40 años nos recuerda lo latente de la crisis en el boxeo de Estados Unidos. Algo que se avala un poco más con la pelea que ahora promueven ‘Canelo’ Alvarez y JC Chávez Jr, los dos ídolos del boxeo mexicano.

Está claro que no hay una gran estrella en el boxeo de este país y que las épocas en las que tuvieron al tiempo a Mike Tyson, Shane Mosley, Floyd Mayweather y Oscar la Hoya están ahora demasiado lejos. No hay quien venda el papel en la taquilla y, seamos claros, tampoco hay quien rompa los teléfonos con los llamados del PPV.

Son otros tiempos para los que necesitan otros héroes. Y de entre los que asoman para plantar la bandera y decir que sí existe el boxeo de New York, de Los Angeles, de Atlantic City y Las Vegas, está Thurman. Muchos esperan por Terence Crawford y en alguna medida Deontay Wilder, pero definitivamente es el hombre de la marca perfecta y el apoyo masivo de los medios el mejor posicionado para dar el gran salto de calidad.

Lo bueno, y también lo malo, para él es que el aquí y el ahora se cruzan la noche del sábado en el Barclays Center. Thurman se mirará a la cara con Danny García un gran campeón invicto como él y una victoria frente a semejante competidor le daría el valor agregado que necesita de manera urgente para ser el producto venta que rescate el negocio en EEUU.

Lo malo es que también puede perder porque la misma razón que lo impulsa: un apoyo masivo con gran sentido de urgencia le pone la presión que lo puede llevar a un tropiezo ante Danny García.

Este sábado Keith Thurman sabe que se juega la posibilidad de ser el nuevo rostro del boxeo en este país. Está así de cerca…O así de lejos.