Inmigrantes piden milagro con Trump en el Viernes Santo

Cientos participan en el Viacrucis por el Puente de Brooklyn y oran para “que Dios le ablande el corazón” al Presidente
Inmigrantes piden milagro con Trump en el Viernes Santo
El Via Crucis por el puente de Brooklyn donde catolicos estuvieron presente en la procesion.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Este Viernes Santo, casi 1,000 neoyorquinos se dieron cita para realizar el tradicional Viacrusis por el Puente de Brooklyn, y conmemorar así la crucificción de Jesús. Y aunque en el recorrido hubo todo tipo de clamores, los inmigrantes pidieron específicamente “que Dios le ablande el corazón” a Donald Trump.

Así lo manifestó la puertorriqueña Iris Cruz, de 65 años, quien caminó más de tres horas desde Brooklyn hasta la Iglesia San Pedro, en el Bajo Manhattan, donde terminó el recorrido de las 14 estaciones, con la esperanza de que sus oraciones sean escuchadas.

Trump lo que tiene que hacer es buscar a Dios y que Dios ande con él para que nos proteja a todos, porque él está supuesto a ser el jefe de Estados Unidos y si Dios le dio esa oportunidad, tiene que cumplir con Dios”, comentó Cruz, quien de paso dijo que la fe de las familias indocumentadas evitará que haya deportaciones masivas.

“Si Dios está con ellos, tienen que pensar positivo porque así Dios no les va a fallar. Ellos van a seguir juntos”, recalcó la feligresa.

Amigas Marta Ramirez y Iris Cruz en la procesion. El Via Crucis por el puente de Brooklyn donde catolicos estuvieron presente en la procesion.
Amigas Marta Ramirez y Iris Cruz en la procesión.

Magda Ramírez se sumó al clamor de su paisana, y afirmó que espera que luego de Semana Santa ocurra el milagro de que Trump cambie las posturas extremas que ha asumido, no sólo con los inmigrantes.

“Trump tiene mucho coraje y mucha rabia por dentro, pero sé que a él le va a dar como tristeza de ver todo lo que está haciendo y va a tratar de ayudar a la gente. Él va a cambiar un poquito”, dijo.

La mexicana Rosario García, madre de tres niños nacidos en Estados Unidos, comentó que se levantó muy temprano para hacer el Viacrucis y seguir orando por los 600,000 indocumentados que se estima hay en Nueva York y los 11 millones en todo el país.

“Jesús cargó esa pesada cruz hace más de 2,000 años y hoy nos toca a nosotros los que no tenemos papeles, pero sé que la fe mueve montañas y espero que pronto Trump nos quite esa cruz, dándonos una reforma migratoria”, comentó la madre, bastante confiada.

El mexicano Rosalio Vivar, quien lleva más de 25 años en Nueva York, tiene una postura diferente y dijo que ante las políticas migratorias promovidas por Trump, es mejor seguir el camino de la resignación.

“No podemos hacer nada contra eso, pues Trump es el presidente y va a hacer lo que quiera hacer. Lo mejor es tener mucha resignación y confiar en Dios, que es el único que nunca falla”, dijo.

Rosalio Vivar en la procesion. El Via Crucis por el puente de Brooklyn donde catolicos estuvieron presente en la procesion.
Rosalio Vivar en la procesión.