Las alergias alimenticias en los niños

Expertos explican cómo identificarlas, prevenirlas y tratarlas
Las alergias alimenticias en los niños
Se estima que aproximadamente 6 millones de niños y 9 millones de adultos padecen de alergia alimenticia en EEUU, y alrededor del 2% de la población infantil (1.5 millones) tiene reacciones al cacahuate o maní.

Cada vez que Lorena García le daba huevo a su bebé, la piel alrededor de su boca se llenaba de salpullidos y la soltura estomacal era segura.

“Inicialmente pensé que mi bebé [hoy de cinco años de edad] tenía la piel  delicada y sensible como la mía, pero resultó que médicamente era alérgico al  huevo”, cuenta esta colombiana, asistente médico de profesión y residente de Glendale, California, sobre la alergia alimenticia que padece su único hijo.

El caso de Nicolás no es único. De acuerdo con el Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS) de Estados Unidos —parte de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC)—, “la prevalencia de las alergias alimentarias ha incrementado en los últimos 14 años en el país, al igual que las alergias de la piel, con una tendencia constante al aumento” y la tasa general de las alergias alimenticias saltó de 3.4% en 1997 a 5.1% en el 2011.

Se estima que aproximadamente seis millones de niños y nueve millones de adultos padecen de alergia alimenticia en EEUU, y alrededor del 2% de la población infantil (1.5 millones) tiene reacciones alérgicas al cacahuate o maní.

Alergia al maní

El Dr. Javed Sheikh, alergista pediátrico del Centro Médico Kaiser Permanente de Los Ángeles, asegura que “el número de personas con alergias al maní ha crecido en 400% ciento desde 1997” y ante la cifra se han creado nuevas pautas alrededor del consumo de este alimento en los menores.

“Solíamos pensar que era mejor evitar el maní a temprana edad”, señala el Dr. Sheikh. “Pero estudios recientes muestran que si un niño que está en riesgo de desarrollar alergia al cacahuate y es expuesto a la mantequilla de maní entre los 4 y 11 meses de edad, podría reducir la posibilidad de ser alérgico”.

Sin embargo, si el menor tiene una alergia alimentaria existente o un eczema severo, debe ser evaluado por su pediatra antes de que sus padres le den a probar por primera vez la mantequilla de maní o cualquier alimento que lo contenga.

Síntomas de una reacción alérgica y qué hacer

El Dr. Sheikh explica que la reacción alérgica puede comenzar dentro de un par de minutos o incluso horas después de ingerir el alimento causante. Por ello es importante que los padres estén atentos a estos síntomas:

  • Piel: urticaria, enrojecimiento, hinchazón
  • Boca: picazón, irritación e hinchazón de labios, lengua, paladar o garganta
  • Sistema intestinal: náuseas, dolor de vientre, calambres, vómitos, diarrea
  • Sistema respiratorio: tos, respiración sibilante o dificultad para respirar

Si los síntomas son leves, se debe consultar con el pediatra antes de volver a darle el alimento que provocó uno de los síntomas. Y si los síntomas son de moderados a graves o potencialmente mortales, se debe llamar de inmediato al 911, especialmente si se está al frente de una anafilaxis [reacción alérgica grave que afecta a todo el cuerpo], porque requiere de atención médica inmediata”, explica el galeno.

La urticaria y el enrojecimiento de la piel están entre los síntomas que delatan que el bebé es alérgico a cierto alimento. /Shutterstock

Tratamientos y terapia

El Dr. Luis Salmun, vicepresidente de asuntos Médicos de DBV Technologies en Norte América, explica que al momento no existe ninguna terapia aprobada por la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) para tratar las alergias provocadas por cualquier tipo de alimento, incluyendo el maní.

“La única opción aprobada en la actualidad es evitar la exposición al alimento que genera la alergia, pero lamentablemente en muchos casos esto es difícil debido a que muchos alimentos se contaminan accidentalmente con ingredientes [que provocan alergias] que no tendrían que estar allí”, resalta el Dr. Salmun.

Para la persona alérgica a cierta comida, la única opción para evitar la reacción es no ingerirla. Y si la come sin saberlo y desarrolla los síntomas, el único tratamiento que se tiene para los síntomas es la inyección de epinefrina e ir al hospital para observación, detalla el galeno.

Como medida de prevención a las reacciones, el Dr. Salmun informa que hoy se tiene “una luz de esperanza” para los padres con niños alérgicos al maní: el Viaskin Peanut, un pequeño parche cargado electrostáticamente con el alérgeno del cacahuate, que podría tolerar hasta 250 microgramos del componente proteínico de  esta semilla o fruto durante un período de tres años sin reacciones adversas graves.

La noticia de que el nuevo parche ayuda a desensibilizar a niños y adultos con alergias al cacahuete durante tres años de tratamiento fue dado a conocer en la  Reunión Anual de la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología (AAAAI) de este año que tuvo lugar del 3 al 6 de marzo en Atlanta, Georgia.

“Los estudios que hemos realizado han demostrado que el tratamiento [con Viaskin Peanut] fue seguro, con reacciones locales que tendieron a mejorar a medida que este continuo por los tres años. No se tuvo reacciones adversas serias, ni la necesidad de usar una inyección de epinefrina a causa del tratamiento y su adherencia fue de más del 95%”, asegura el experto.

“Ante el éxito obtenido estamos estudiando tratamientos con Viaskin para las alergias a la leche [en este momento se encuentran en estudios clínicos de Fase 2] y al huevo [que se encuentra en estudios preclínicos], concluye el Dr. Salmun.

Para prevenir la reacción alérgica al cacahuate o maní se creó el parche Viaskin Peanut, que hasta el momento ha arrojado buenos resultados en quienes lo han usando por un período de tres años. /Cortesía DBV Technologies

Quiénes están a riesgo de desarrollar una alergia alimenticia

El Dr. Javed Sheikh describe algunos de los factores que influyen a que un menor este propenso a desarrollar o no una alergia alimenticia.

  • Si existe un historial alto en la familia, el riesgo aumenta.
  • Si uno de los padres tiene una alergia alimentaria, la probabilidad es 40% más en comparación con la población general.
  • Si ambos padres tienen una alergia alimentaria, el riesgo se incrementa casi dos veces más en comparación con la población total.
  • Si un hermano mayor padece de una alergia, existe la posibilidad de que el bebé también la tenga.
La hinchazón de los labios es otro de los síntomas a algún alimento. /Shutterstock

Datos curiosos sobre este tipo de alergia

  • Se han identificado más de 70 alimentos causantes de alergias alimentarias.
  • Los alimentos implicados con mayor frecuencia en las reacciones alérgicas  graves son los cereales que contienen gluten, los crustáceos, los huevos, ciertos pescados, la soja, la leche, los cacahuates y otros frutos secos.

Fuente: Organización Mundial de la Salud (OMS)