Agente de NYPD alega que niñera confesó el asesinato de dos pequeños

Yoselyn Ortega se expone a cadena perpetua en caso de resultar convicta
Agente de NYPD alega que niñera confesó el asesinato de dos pequeños
La niñera Yoselyn Ortega presuntamente acuchilló a dos niños y luego intentó suicidarse.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

NUEVA YORK – La niñera dominicana acusada de acuchillar y matar a dos niños a su cargo en 2012 confesó su crimen y pidió perdón, según testificó el jueves una agente del Departamento de Policía de la ciudad (NYPD) que fue asignada a cuidar de Yoselyn Ortega en el hospital NewYork-Presbyterian.

Ortega (55) yacía postrada en una de las camas del centro médico recuperándose de las heridas en el cuello por intentar suicidarse tras presuntamente haber asesinado a Lucía y Leo Krim, dos hermanos de 6 y 2 años respectivamente, el 25 de octubre de 2012 en el lujoso apartamento en el que vivían los pequeños en Manhattan.

“Oh Dios mío, lo siento por lo que he hecho“, gritó Ortega a la oficial Delilah Solis, llegando a rogarle que le sacara de la miseria en la que estaba sumida, según el testimonio de la agente.

Leo y Lucía Krim, los pequeños fallecidos en octubre de 2012 en su domicilio de Upper West Side. (Archivo / El Diario)

La hispana ya habría admitido culpabilidad cuando despertó del coma en el que se encontraba, según testificó Yoel Hidalgo, sargento de Policía asignado a su cargo cuando Ortega llegó al hospital. Sin embargo, la abogada de la dominicana, Valerie Van Leer-Greenberg, pidió el lunes que dicha confesión fuera desestimada porque pudo haber sido forzada por el sargento.

En aquel episodio, la acusada expresó unas breves palabras e hizo señas gracias a una pizarra con letras. Según el relato del sargento,  Ortega confesó haber matado a los niños por la rabia que sentía contra sus padres por los continuos cambios de horario y la obligación de cumplir tareas del hogar.

“Yo trabajaba solo de niñera, pero ella quería que hiciera de todo“, dijo Ortega sobre Marina Krim, madre de los dos pequeños y empleadora de la dominicana. “Ella quería cinco horas diarias de limpieza”. Las declaraciones de Solis van por la misma línea. La oficial indicó este jueves que Ortega volvió a echarle la culpa a la madre de su extrema reacción. “No saben lo que me hicieron pasar”, se excusó Ortega.

Esta semana de juicio cerró con la abogada de Ortega escudándose en el mismo argumento que en el pasado, quejándose de que los investigadores interrogaron a la presunta criminal cuando estaba sedada y no tenía completa consciencia de lo que decía. Ortega podría enfrentarse a cadena perpetua.