DHS destaca descenso “récord” en cruces ilegales en frontera

Las autoridades pidieron al Congreso más recursos para aumentar los operativos contra inmigrantes

Guía de Regalos

DHS destaca descenso “récord” en cruces ilegales en frontera
El director de ICE, Thomas Homan.
Foto: Chip Somodevilla/Getty Images

WASHINGTON— Las autoridades del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) anunciaron este martes un histórico descenso en el número de arrestos en la frontera con México desde 1971, y un aumento en los arrestos de familias y niños no acompañados, y prometieron más acciones policiales en 2018.

Durante una conferencia de prensa en Washington, el subcomisionado interino la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP, en inglés), Ronald Vitiello, dijo que la agencia realizó un total de 310,531 arrestos durante el año fiscal 2017 que concluyó el pasado 30 de septiembre, lo que equivale a un descenso del 23,7% sobre el año fiscal 2016 y el mayor descenso desde 1971.

Para fines del año fiscal, las detenciones de unidades familiares y casos “inadmisibles” totalizaron 104,997 en toda la frontera del suroeste, mientras que el número de niños no acompañados o que no eran “admisibles” alcanzó 48,681.

Además, los agentes de la Patrulla Fronteriza arrestaron a 20,131 “criminales extranjeros”, mientras que 10,908 eran buscados por las autoridades policiales.

Alrededor del 58% de los arrestos por parte de la CBP fueron de inmigrantes no mexicanos, principalmente de Centroamérica, en comparación con el 54% el año pasado.

De los 310,531 arrestos en todo el país,  303,916 ocurrieron en la frontera del suroeste y, de éstos, 162,891 eran de El Salvador, Guatemala y Honduras, los tres países del “Triángulo del Norte”, plagados de extrema violencia.  Otros 127,938 eran de México.

Según Vitiello, es urgente que el Congreso dote a la agencia de más recursos para continuar los avances registrados.

En la rueda de prensa,  las autoridades quisieron proyectar una imagen de intolerancia hacia los inmigrantes indocumentados, pero omitieron discutir que la violencia sigue impulsando buena parte de la emigración ilegal desde esa región.

Mientras tanto, el director interino de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), Tom Homan, dijo que su agencia realizó 143,470 arrestos, o un incremento del 25% sobre el año fiscal anterior.

…Y las deportaciones

Las deportaciones de ICE, que totalizaron 226,119, suponen un descenso del 6% sobre el año fiscal 2016, debido principalmente a un descenso en los arrestos en la frontera,  precisó Homan, quien defendió la necesidad de un muro fronterizo.

Según Homan, “aún queda mucho por hacer”, y el mensaje que quiere enviar la Administración Trump es que ningún inmigrante indocumentado estará exento de las medidas policiales, además de que ICE continuará las redadas en sitios de empleo, para que las empresas que continúan empleando a trabajadores indocumentados “rindan cuentas”.

La mayoría de los arrestos de ICE ocurrió después de la toma de posesión del presidente Donald Trump, quien prometió durante la campaña la deportación de todos los once millones de inmigrantes indocumentados en el país.

Del total de arrestos de ICE, 110,568 se registraron a partir del pasado 20 de enero, en comparación con 77,806 en el año fiscal 2016, o un incremento del 40%.

Homan subrayó que el 92% de los arrestados por ICE desde esa fecha –un total de 101,722- tenían condenas criminales o cargos pendientes, eran fugitivos migratorios, o de nuevo habían cruzado ilegalmente tras ser deportados.

En total, ICE deportó a  67,859 “criminales extranjeros”, lo que representa un incremento del 12,5% sobre el año fiscal 2016.

Prometen más acciones policiales en 2018

Homan nuevamente condenó la “denigración” de los agentes de ICE e insistió en que éstos sólo están haciendo cumplir las leyes de inmigración.

Los inmigrantes tienen acceso al debido proceso y si un juez les da una orden de deportación tienen que cumplirla porque, de lo contrario, “vamos a buscarlos”, subrayó.

“No está bien violar las leyes de este país”, dijo Homan, quien también condenó las políticas de las ciudades “santuario”, donde los agentes de ICE realizaron el 8% de sus arrestos en el año fiscal 2017.

Homan dijo que el gobierno continuará las redadas en sitios laborales para “eliminar el imán” de la inmigración ilegal, y destacó la urgencia de que el programa “E-verify” sea obligatorio para todas las empresas, no sólo las que tienen contratos federales.

El “E-verify” permite que las empresas confirmen el estatus migratorio de sus empleados, y varios proyectos de ley pendiente de aprobación en el Congreso piden su uso obligatorio a  nivel nacional.

Preguntado por este diario sobre si DHS cumplirá las promesas electorales de Trump para una “deportación masiva”, Vitiello dijo que la agencia está trabajando “con todos los cilindros”, y que el Congreso debe aprobar más recursos para la contratación de 10,000 agentes adicionales.

“Hemos hecho grandes avances, necesitamos lograr esto”, dijo Vitiello.