El adiós de Melissa Mark-Viverito

La presidenta del Concejo Municipal tuvo este martes su último día en el organismo legislativo al que perteneció por 12 años, y se despidió entre asomos de lágrimas y aplausos
El adiós de Melissa Mark-Viverito
Presidenta del Concejo Melissa Mark-Viverito durante su última audiencia en City Hall.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Hace casi 12 años Melissa Mark-Viverito llegó por primera vez al Concejo Municipal, representando al distrito de East Harlem, y aunque ya era una activista social conocida que defendía a los inquilinos y a “los viejitos”, de política no tenía mucho.

Eso lo confesó la propia puertorriqueña este martes, durante su discurso de despedida, con el que le dijo adiós al organismo legislativo, en el que hizo historia al convertirse en la primera mujer hispana en ser presidente del Concejo durante los últimos cuatro años.

Y con asomos de lágrimas en los ojos, Melissa le dijo “adiós” a sus colegas y se fue con el sabor del deber cumplido.

“Me voy sin arrepentimientos, porque así haya cosas que no nos dejen totalmente felices, cada oportunidad que tenemos nos sirve para crecer… logramos hacer una ciudad más equitativa”, comentó la ahora expresidenta del Concejo Municipal, quien para presidir su última plenaria llegó muy elegante, en un vestido rojo y un cinturón de cuero, que acompañó con unos sencillos zapatos de tacón negros.

“Yo no he logrado todo lo que he querido, pero no tengo razón para quejarme, pues sé que esta ciudad hoy es una mejor ciudad, por el trabajo que hemos hecho nosotros, y que yo he liderado, y quiero que eso siga hacia adelante y que siga siendo una ‘ciudad santuario’ y adelantando proyectos de ley que sigan apoyando a los inmigrantes y la reforma al sistema de justicia”, dijo la boricua de 48 años, visiblemente emocionada.

Pero la emoción no invadió solamente a Melissa, sino también a la gran mayoría de sus colegas, quienes en varios momentos le entregaron aplausos que parecieron interminables, con ella en el centro de la plenaria. Muchos hasta se salieron del protocolo para manifestarle su admiración.

Presidenta del Concejo Melissa Mark-Viverito durante su ultima audiencia en City Hall.

“Gracias por todo. Te amo”, le dijo el concejal Ritchie Torres, uno de los pupilos favoritos de la boricua, y el concejal Ben Kallos agregó: “No hay nadie como usted y nunca va a haber otra como usted”.

El concejal de Jackson Heights, Daniel Dromm, no pudo esconder su tristeza ante la partida de su amiga y colega, y la definió como “una mujer que le dio voz a quienes antes no la tenían”. “Ella defendió los derechos de los inmigrantes, de la comunidad LGBT y de los prisioneros y eso es importante. Además lo que hizo, le nació del corazón”, dijo Dromm.

Y con el rostro compungido, tratando de hacer un evidente esfuerzo para que su corazón no se reflejara en el rostro, al caer la noche y luego de decenas de abrazos y besos de sus colegas, Melissa Mark-Viverito le dijo “adiós” al Concejo y se fue, no sin antes promover una resolución a favor de los jóvenes de DACA, cuyo futuro ahora está en manos del Congreso, a cuyos miembros les pidió actuar con responsabilidad y compasión.

“Queremos reconocer los valores que nosotros tenemos como ciudad para decir que estamos pidiendo que ese proyecto (el acta de los soñadores) se pase a nivel federal”, dijo la política, a quien muchos de sus simpatizantes esperan ver de regreso muy pronto, tal vez en una futura contienda por la Alcaldía de la Gran Manzana. “Uno nunca sabe, pero no cierro ningún camino”, dijo Melissa, dejando el camino libre a un nuevo presidente del Concejo que se elegirá el 3 de enero entre 8 aspirantes.