El caso por la Mara Salvatrucha que provocó demanda en Nueva York

Un menor, "La Migra" y una detención injustificada, de acuerdo con activistas
El caso por la Mara Salvatrucha que provocó demanda en Nueva York
Oficiales de ICE detuvieron al menor en su residencia en Long Island.
Foto: ice.gov

Un menor de 17 años que ha estado detenido desde julio pasado bajo sospecha de pertenecer a la Mara Salvatrucha o MS-13 se encuentra en el centro de una demanda presentada por la Unión de Libertades Civiles de Nueva York.

El joven de origen salvadoreño permanece en custodia federal luego de que fuera detenido por agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) en su casa en Long Island.

La razón: sospecha de que es miembro de la peligrosa pandilla.

En el reporte este martes del diario The New York Times sobre el recurso se indica que el adolescente no tuvo audiencia ante un juez de Inmigración hasta diciembre. Fue en esa cita que la jueza Amiena A. Khan determinó que el detenido era un riesgo a la seguridad pública.

En el recurso legal, los activistas plantean que la detención del inmigrante responde a una agenda política del gobierno del presidente Donald Trump.

El planteamiento se enmarca en la denuncia general de que las autoridades federales migratorias actúan basados en el perfil racial, pero sin pruebas de que los detenidos pertenecen a la MS-13.

“Las consecuencias para esos que están siendo acusados es enorme y un daño irreparable”, indicó Donna Lieberman, directora ejecutiva de la organización. “La MS-13 es un problema, las pandillas son un problema”.

La organización de derechos civiles presentó la demanda de clase ante la Corte del Distrito Federal de Manhattan la semana pasada.

Previamente, defendores de inmigrantes realizaron una manifestación en Nueva York para denunciar que el Departamento de Policía de la ciudad (NYPD) mantiene en secreto la base de datos sobre pandillas y que está arrestando a jóvenes de minorías por delitos menores para de esta forma facilitar la intervención de ICE con los detenidos.

“En los últimos 18 meses hemos escuchado que ha habido unas 2,000 personas arrestadas y señaladas de pandillas, y el número no puede ser tan alto en una ciudad que tiene baja criminalidad”, dijo a El Diario Josmar Trujillo, organizador del grupo “Coalition to End Broken Windows”.