Así pasó Paul Bettany de ser Vision en Avengers al villano más cruel de Solo: A Star Wars Story

El actor británico nos contó en una entrevista cómo logró el papel de Dryden Vos, el malo malísimo de la última película de Star Wars
Así pasó Paul Bettany de ser Vision en Avengers al villano más cruel de Solo: A Star Wars Story
Paul Bettany como Dryden Vos en Solo: A Star Wars Story.
Foto: Lucasfilm

“Cuando en 1976 vi Star Wars por primera vez y Han Solo disparó primero por debajo de la mesa… Oh, my god! Tú sabías que era bueno, parecía buen tipo, ¡pero era tan malo! Ésta es la historia de cómo ese joven aprendió que es mejor disparar primero que segundo”.

Así responde Paul Bettany cuando le preguntamos cómo convencería a alguien a ver “Solo: A Star Wars Story”, la segunda película de la famosa franquicia que no forma parte de las tres trilogías originales, sino que cuenta una historia paralela, en esta caso la juventud de Han Solo, compañero de aventuras de la Princesa Leia y Luke Skywalker, y piloto del “Millenium Falcon”, la nave más famosa de la galaxia.

Bettany, que interpreta al villano Dryden Vos, se incorporó al rodaje a última hora, cuando Lucasfilm decidió cambiar a los directores del film y poner el proyecto en manos de Ron Howard, con quien ya había trabajado en “A Beautiful Mind” y “The Da Vinci Code”. Entrevistamos al actor británico pocos días antes del estreno de “Solo”.

Pregunta: Tenías seis años cuando se estrenó “Star Wars” en 1977 y creciste en la época de la trilogía original. ¿Eras un fan?
Paul Bettany: He sido un fan desde que tenía esos 6 años. Fui transportado por esa película, como mucha otra gente. No sabía lo que acababa de ver. La vi dos veces en una semana. Me sacó de un Londres miserable y gris y me transportó a un universo diferente mucho más excitante que el mío. Yo quería ser parte de eso de alguna manera, así que es muy bonito poder ser parte de esto 40 años después.

P: ¿Cómo lograste el papel?
P.B.: Escuché que Ron Howard estaba haciendo Star Wars, así que le mandé un texto a mi viejo amigo Ron. Y le dije: ‘Hey Ron, ¿te has preguntado alguna vez –como yo lo he hecho– por qué yo nunca he estado en la franquicia de Star Wars?’. Y me dijo: ‘Dame un minuto’, y me metió.

P.: ¿Qué sentiste cuando entraste en el set de rodaje?
P.B.: La primera vez que estuve en un set, en un show de televisión, pensé: ‘Tienes que acordarte de esta sensación’, porque era como un niño el día de Navidad y sabía que no iba a sentirme así de nuevo. Y tenía razón, excepto cuando entré al set de Star Wars. Fue como tener 6 años de nuevo. Una unidad R2 pasó a mi lado y pensé: ‘Wow, estoy en Star Wars’. Me dio un escalofrío.

P.: Interpretar a Dryden Vos, el villano de la película. Y vienes de ser Vision, un bueno en “Avengers”…
P.B.: Empecé mi carrera interpretando a tipos malos. Así que es muy agradable hacer papeles de bueno y me encantó hacer de Vision. Pero también es un buen antídoto cambiar y ser este tipo que realmente es muy muy malo.

P.: Sí, es malo, pero también le gusta ser amable y educado con la gente, organizar fiestas, tener gente alrededor…
P.B.: Es como un oligarca. Todo se refleja en él. Hay mucha gente a la que le gusta hacer grandes fiestas, que todo gire a su alrededor, mostrar su riqueza… y luego matan a gente.

P.: Con un arma muy peculiar…
P.B.: Son como unos puños que tienen pequeños sables láser. Super awesome!

P.: ¿Qué fue lo más complicado de este papel?
P.B.: Hay una voz en tu cabeza que te dice cómo debe sonar un villano en Star Wars. Y yo no quería escuchar a esa voz, porque no quería sonar rígido. Quería estar más suelto, suelto de una forma que normalmente no es posible en los villanos de Star Wars, porque en la franquicia original está la carga de la responsabilidad que en estas películas “separadas” es menor. El tono puede ser un poco más juguetón. Así que tuve que salirme de mi propia idea de cómo debe sonar un villano de Star Wars y hacer lo opuesto.

P.: No siempre un blockbuster de una franquicia se pone en manos de un director experimentado y con una trayectoria como Ron Howard. ¿Qué crees que aporta a la franquicia?
P.B.: Muchas cosas. La primera es que es el ser humano más agradable sobre la Tierra. Es imposible molestarse con él. Así que si estás en una situación en la que decidiste echar a dos directores y traer a otro al mando, y no quieres a nadie en el set –ni en la industria– que se moleste con él, hay una persona a quien puedes acudir: Ron Howard. Así que es una decisión brillante de Kathy Kennedy [presidenta de Lucasfilm] en el sentido de ser política e inteligente. Además Ron es tan brillante preparando la escena, tan rápido, tan preciso identificando un problema si lo hay y cómo se puede resolver… Cuando tienes que volver a filmar tantas partes de la película como él tuvo que hacer en tan poco tiempo, esa increíble velocidad con la que trabaja es fenomenal.

Ron Howard durante el rodaje de Solo: A Star Wars Story.
Ron Howard durante el rodaje de Solo: A Star Wars Story.

P.: ¿Cómo fue trabajar con Alden Ehrenreich, Emilia Clarke y Woody Harrelson?
P.B.: Fueron muy acogedores, sobre todo para ser un grupo de gente que llevaba ocho meses o más trabajando ya en el set antes de que yo apareciera.

P.: ¿Es diferente trabajar en una franquicia como ésta o como Avengers respecto a otro tipo de películas más pequeñas?
P.B.: No realmente. Se sienten diferentes en algunas cosas, como la cantidad de dinero que se gasta en promoción para el lanzamiento. Pero en el set tienes un director, actores, cámaras, luces… y todo se siente muy familiar, muy similar, aunque estés vistiendo un disfraz o tengas un maquillaje más absurdo. Siempre se siente igual, excepto “Avengers: Infinity War”, que se sentía enorme todo el rato. No había un solo día en que no fueras consciente de la magnitud de la producción.

P.: ¿En qué sentido?
P.B.: Una mañana estaba manejando al trabajo. Estaba aún oscuro y estábamos rodando una escena en el medio de la nada, una escena en Wakanda. Y cuando estábamos bajando una colina manejamos hacia un pueblo, se podían ver las luces. Pero no tenía sentido, sabía que estábamos lejos de todo. ‘¿Qué pueblo es ése?, pregunté’. ‘No, son los camiones’. Era simplemente enorme”.

P.: ¿Más grande que las anteriores películas de Avengers?
P.B.: Más grande que cualquier película en la que yo haya estado jamás.