De Blasio firma leyes que ponen freno a Uber y dan protecciones a taxistas

Las nuevas normativas limitan el número de autos por aplicación que pueden trabajar y buscan mejorar los ingresos de los conductores
De Blasio firma leyes que ponen freno a Uber y dan protecciones a taxistas
El alcalde De Blasio durante la firma de las leyes de la industria de taxi

El alcalde Bill de Blasio firmó este martes un paquete de leyes aprobadas por el Concejo, con el que la Ciudad pretende ayudar a resolver la crisis de la industria de taxis, poniendo freno al ingreso de más autos de servicio por aplicación como UBER y LYFT, regulándolos con las mismas normas de los vehículos de servicio público tradicionales y revisando sus ingresos.

Con el anuncio de las nuevas leyes, inmediatamente se suspenderá la emisión de nuevas licencias a autos de servicio público por 12 meses, con excepción de los vehículos accesibles para sillas de ruedas y se inició un estudio para proteger a los trabajadores, garantizando un salario justo.

“En esta ciudad las grandes corporaciones no van a venir a decirnos qué hacer (…) y aunque a muchos poderosos no les va a gustar lo que decimos, es hora de que las corporaciones se sienten en la silla trasera y que los trabajadores tomen el volante”, aseguró el alcalde De Blasio, quien advirtió que la expansión de UBER y otros servicios de apps afectó tanto la vida de los taxistas que actualmente el 85% de ellos recibe ingresos que están dentro de niveles de pobreza.

“Estamos tomando medidas inmediatas para el beneficio de más de 100,000 neoyorquinos trabajadores que merecen un salario justo y para detener el flujo de autos nuevos que estancan nuestras calles”, agregó el mandatario local.

Asimismo, tras lamentar que la crisis de los taxistas haya ocasionado seis suicidios de conductores agobiados por sus deudas y bajos ingresos, el presidente del Concejo Municipal, Corey Johnson, aseguró que estas nuevas leyes le darán un respiro a los trabajadores al volante.

“Los conductores deberían poder mantenerse a sí mismos y a sus familias sin trabajar horas insalubres, y no deberían tener que trabajar más y más con cada mes que pasa porque miles de autos nuevos están inundando las calles”, dijo el líder político. “Esta es una ciudad de sueños y aspiraciones, pero en este momento el 40% de los conductores están en niveles de pobreza y con lo que ganan podrían aplicar para Medicaid y el 18% para recibir cupones de alimentos”.

Johnson destacó que la meta siguiente es lograr que los conductores tengas seguro de salud y beneficios laborales.

El presidente del Comité de Vehículos Alquilados del Concejo Municipal, Rubén Díaz, calificó como histórico este martes, no solo por lo que representan las nuevas normas para los neoyorquinos sino para todo el país.

El alcalde De Blasio durante la firma de las leyes de la industria de taxi

“Esta es la primera legislación de este tipo en la nación y será una plantilla para otras grandes ciudades que enfrentan problemas con su industria de taxis”, dijo el reverendo Díaz.

Bhairavi Desai, directora ejecutiva de la Alianza de Trabajadores de Taxis de Nueva York, aplaudió las nuevas leyes y destacó que beneficia a todos los conductores que prestan servicio público en Nueva York.

“Esta victoria pertenece a los taxistas amarillos, taxis verdes, conductores de autos negros, Uber y Lyft que se unieron en nuestra lucha para transformar nuestra batalla y angustia compartida en esperanza y fortaleza”, dijo la activista. “La legislación aprobada por el Concejo Municipal no solo sentó un precedente para nuestra ciudad, sentó un precedente para el mundo entero ya que compañías como Uber y Lyft usan la innovación tecnológica para regresarnos a un tiempo de trabajo desgastante, destruyendo vidas y medios de subsistencia”.