Advierten presencia de plomo en agua potable en edificios de NYC con tuberías viejas

Las construcciones de las décadas de los años 20 y 30 son las más vulnerables
Advierten presencia de plomo en agua potable en edificios de NYC con tuberías viejas
Además de cambiar las tuberías, los filtros anti plomo son una opción
Foto: Shutterstock

Los edificios más pequeños y antiguos de la ciudad son más suspestibles de tener agua potable con plomo, y el problema no es el líquido que llega, sino el que sale, según un nuevo estudio de la Oficina de Presupuestos Independientes (IBO).

Las tuberías de plomo se usaban en EEUU hasta 1961, por lo que cualquier inmueble construido hasta entonces podría tener hoy un problema potencial de agua contaminada con ese elemento químico metálico.

Muchas tuberías se han ido reemplazando desde entonces y la presencia de plomo en el agua se ha reducido drásticamente desde 1993 de 15 a 4%, según la Agencia de Protección Ambiental (EPA). Pero aún se presentan casos de plomo por encima del umbral federal.

El agua contaminada con plomo es más factible de encontrar en hogares en Ridgewood y Maspeth en Queens; Bedford-Stuyvesant en Brooklyn; Co-Op City, Throggs Neck, Pelham Bay, Kingsbridge, Marble Hill y Riverdale en El Bronx; y South Beach en Staten Island, detalló New York Post.

“El problema en realidad se limita principalmente a viviendas más antiguas y pequeñas”, afirmó Dan Huber, analista ambiental de IBO.

“Si bien el agua que se envía a su hogar no contiene plomo, puede haber artefactos de tuberías de plomo en su casa, especialmente en casas antiguas construidas entre los años 20 ó 30”, alertó Vincent Sapienza, comisionado de EPA de la Ciudad de Nueva York.

Para corregir el problema, lo ideal es reemplazar las tuberías, pero usar un filtro de agua que elimine el plomo también es recomendable.

El plomo ha sido recurrente en las noticias en los últimos meses en NYC, especialmente a través de la pintura usada en viviendas públicas. El Concejo Municipal está considerando al menos 23 proyectos de ley que abordan diversos problemas relacionados con la exposición al plomo.

En el informe, IBO examina la posible escala de contaminación con plomo en el agua corriente de la ciudad de Nueva York y las reglas que establecen los estándares para la detección y la mejora. En general, la ciudad cumple con las reglamentaciones federales y estatales para el monitoreo al alcance en las residencias.

NYC gasta alrededor de $10 millones de dólares anuales usando químicos anticorrosivos para ayudar a prevenir que el plomo se filtre al agua a medida que pasa a través de las tuberías y ofrece pruebas gratuitas para cualquier residente que lo solicite.

Alrededor de la web