¿Tu vagina es normal? 6 factores que pueden dañar su salud

Reconoce los síntomas de que algo no anda bien
¿Tu vagina es normal? 6 factores que pueden dañar su salud
Es importante cuidar la salud de tu vagina.
Foto: Shutterstock

Con los tabúes que existen alrededor de la sexualidad femenina, es poco común que las mujeres observen su vagina libremente, lo que dificulta que identifiquen problemas en su zona genital cuando están en ciernes; muchas veces ni siquiera saben cómo luce una vagina normal.

Es importante cuidar la salud vaginal para evitar complicaciones más serias y lograr que la actividad sexual sea placentera y saludable.

De acuerdo con la Clínica Mayo, existen seis factores que comúnmente pueden dañar la salud de la vagina si no se practican o atienden adecuadamente.

Sexo

Introducir en la vagina objetos no fabricados para ello o tener relaciones sexuales demasiado fuertes, pueden provocar una lesión en el área pélvica que, a su vez, puede causar traumatismo vaginal. De igual manera, tener  relaciones sexuales sin protección puede ser la causa del contagio de una enfermedad de transmisión sexual.

Pastillas anticonceptivas y productos de higiene femenina

Actualmente proliferan los productos para la higiene íntima femenina, como aerosoles, desodorantes o duchas vaginales, pero su uso puede causar irritación o empeorarla si ya existe. Además, los anticonceptivos de barrera, como preservativos, diafragmas y el espermicida también pueden irritarla.

Ciertas enfermedades o tratamientos

Una cirugía pélvica y algunos tratamientos oncológicos pueden provocar dolor durante las relaciones sexuales. Trastornos de salud como la endometriosis y la enfermedad pélvica inflamatoria, también causan coitos dolorosos. De hecho, el uso de algunos antibióticos aumenta el riesgo de desarrollar una infección vaginal por hongos.

Problemas psicológicos

A menudo, el malestar y el dolor durante las relaciones sexuales tienen su origen en experiencias psicológicas. La ansiedad, la depresión, el abuso sexual o experiencias sexuales dolorosas pueden dificultar el goce sexual y el desarrollo de la actividad sexual en términos normales.

Cambios hormonales

Durante la lactancia y después de la menopausia, la producción de estrógeno en la mujer disminuye, con lo que el revestimiento vaginal puede sufrir un adelgazamiento. Esta condición se conoce como atrofia vaginal y puede provocar relaciones sexuales dolorosas.

Embarazo y parto

Las secreciones vaginales aumentan durante el embarazo, por lo que la higiene en la zona es importante. Durante el parto es común que ocurran desgarros vaginales o que se realice un corte en el tejido de la apertura vaginal para facilitar la salida del bebé, llamado episiotomía. De igual forma, el parto vaginal puede afectar los músculos de la vagina, por lo que se recomienda fortalecer el piso pélvico.

Si ya identificaste que alguno de estos factores puede estar afectando la salud de tu vagina, lo mejor es que consultes a tu médico.