Todas las miradas sobre Amazon por polémica sede en NYC

Representantes de Amazon y de la Corporación de Desarrollo Económico testificaron ante miembros del Concejo Municipal
Todas las miradas sobre Amazon por polémica sede en NYC
Ante la audiencia en el Concejo, gente que se opone al projecto de DeBlasio/Cuomo de traer Amazon a Long Island City.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

En medio de la crísis por la que atraviesan agencias como la Autoridad de Vivienda de la Ciudad de Nueva York (NYCHA), y la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA), que ha generado protestas en contra de la Administración del alcalde Bill de Blasio, los neoyorquinos ahora se enfrentan a otra preocupación aún mayor: Amazon.

Un mes después de que la multimillonaria compañía anunciara que Long Island City, en Queens, albergaría su nueva sede, compartida con otra en Arlington, Virginia, la discusión se ha convertido en otra causa de preocupación para algunos ciudadanos que creen que la compañía no dejará nada positivo para la comunidad.

Ahora bien, aquellos que están en contra de que el estado de Nueva York entregue incentivos millonarios a la empresa, a medida que se logren crear 25,000 nuevos empleos en los próximos diez años, parecen estar en desventaja, ya que no cuentan con el apoyo de las dos figuras más sobresalientes de la política progresista del país, el alcalde de Blasio y el gobernador Cuomo. Así las cosas, la única opción que tienen es aferrarse a la fuerza del Concejo Municipal, otro de los grupos marginados de la conversación.

La pelea será larga, pero la primera batalla comenzó este miércoles desde tempranas horas, donde, a las afueras del City Hall, la creciente coalición que se opone al proyecto organizó una protesta, minutos antes de una audiencia programada para analizar detalles del proyecto, para denunciar el acuerdo de $3,000 millones para Amazon y exponer lo que, según aseguran, son prácticas antiobreras preocupantes.

Ante la audiencia en el Concejo, gente que se opone al projecto de DeBlasio/Cuomo de traer Amazon a Long Island City.

“Trabajo 12 horas al día, seis días, a veces siete días a la semana para pagar mi renta”, dijo José Morales, miembro de New York Communities for Change (NYCC). “En lugar de otorgar subsidios masivos a Amazon, el gobernador Cuomo y el alcalde de Blasio deberían hacer más para enfrentar la crisis de vivienda asequible en todo el estado”.

Al igual que Morales, defensores de trabajadores, y otros miembros de organizaciones comunitarias se unieron a empleados y exempleados de Amazon, quienes hablaron por primera vez sobre las condiciones de trabajo en el centro de cumplimiento de Staten Island y en otras instalaciones en el área tri-estatal.

“Como empleado de un almacén, me vi obligado a trabajar de pie durante al menos 10 horas al día mientras escaneaba objetos, levantaba cajas, subía y bajaba escaleras sin descanso”, dijo Ibrahim Sangare, un ex trabajador de Amazon. “Los abusos de trabajadores de Amazon deben detenerse”.

Amazon responde

Funcionarios electos como el contralor Scott Stringer, la expresidenta del Concejo Municipal y candidata a la Defensoría del Pueblo Melissa Mark Viverito, y los concejales Jimmy Van Bramer, Brad Lander, Ben Kallos y Jumaane Williams también se unieron al movimiento que se trasladó al interior de la edificación, donde visiblemente molesto, Corey Johnson, presidente del Concejo Municipal dio inició a la primera de tres audiencias públicas programadas.

Corey Johnson, presidente del Concejo Municipal celebra la primera de tres audiencias de supervisión sobre el proyecto Amazon HQ2

“Si ustedes quieren venir a Nueva York y ser buenos vecinos, como aseguran, pues deben venir a nosotros y explicar estas negociaciones publicamente”, indicó Johnson, quien criticó fuertemente el hecho de que se hubiera dejado por fuera a sus colegas en la conversación sobre la negociación con Amazon. “Yo no entiendo cómo es posible que ustedes hayan hecho todo esto a espaldas de los neoyorquinos y del Concejo”.

Frente a Johnson, Brian Huseman, vicepresidente de Políticas Públicas de Amazon y James Patchett, presidente y CEO de la Corporación de Desarrollo Económico (EDC), quienes testificaron ante una sala completamente llena, en la que en varias oportunidades oficiales de seguridad tuvieron que intervenir para calmar los ánimos de activistas y asistentes que protestaban con avisos y arengas.

“Tenemos un sistema de metro que se desmorona, falta de vivienda, vivienda pública que es una vergüenza nacional, escuelas superpobladas, personas enfermas sin seguro de salud y una creciente crisis de vivienda asequible”, recalcó Johnson. “Muchos se preguntan, deberíamos darle casi $3,000 millones en dinero público a la empresa más rica del mundo, avaluada en $1 trillón, en vez de enfocarnos en estos problemas?”, preguntó.

Huseman, por su parte, en su afán por mostrarse calmado, evadió gran parte de las preguntas de los concejales. Su mensaje, que se repitió en al menos cinco cuestionamientos, enfureció al líder del Concejo Municipal: “Nuestra meta es crear empleos”.

Brian Huseman, vicepresidente de Políticas Públicas de Amazon.

El concejal Jimmy Van Brammer, que representa Sunnyside, Woodside, Long Island City, Astoria y Dutch Kills, se unió a Johnson en su rechazo contundentente al proyecto. “Como lo he dicho muchas veces, este es un mal negocio. Es malo para Long Island City, malo para Queens y malo para la ciudad de Nueva York”.

Patchett, en representación del equipo de la Ciudad que trabajó en el proyecto, puntualizó las razones por las cuales preveen que el acuerdo pueda traer consecuencias positivas para la ciudad, destacando que “durante los próximos 25 años, la ciudad de Nueva York recibirá casi $13,500 millones en retorno de impuestos, y el estado de Nueva York unos $14,000 millones. Este será el mayor retorno que la ciudad de Nueva York ha visto de un proyecto de desarrollo económico”.

¿Trabajo para neoyorquinos?

Durante la audiencia, Amazon recalcó que el proyecto “traerá 25,000 empleos para los neoyorquinos”, sin embargo, a la pregunta sobre, cómo se confirmaría que en realidad estos trabajos queden en casa, Huseman no supo contestar.

“No tengo porcentajes sobre empleos para neoyorquinos, pero esa es nuestra meta”, indicó el directivo de Amazon, quien resaltó que que la empresa ya cuenta con más de $5,000 empleados en la Gran Manzana.

El concejal y candidato a defensor del pueblo, Jumaane D. Williams, cuestionó a Huseman sobre cuántos de estos empleados eran, en efecto, neoyorquinos.

“No sabemos”, dijo Huseman.