Inician audiencias públicas sobre plan de cárceles en condados tras cierre de Rikers

La propuesta incluye la construcción de cuatro nuevas cárceles en El Bronx, Queens y Manhattan.

Inician audiencias públicas sobre plan de cárceles en condados tras cierre de Rikers
Residentes de Chinatown rechazan la instalación de una cárcel en su área.
Foto: José Martínez / El Diario NY

Aunque en agosto del año pasado la Administración de Blasio presentó su megaplan de cárceles basadas en los condados, un proyecto creado tras un acuerdo entre la Alcaldía y el Concejo Municipal para avanzar en el cierre de Rikers Island, este lunes marcó oficialmente el primer día en que la iniciativa, modificada y actualizada, es expuesta a revisión pública.

La primera sesión, realizada por la Comisión de Planificación de la Ciudad (CPC), reunió a representantes de la Oficina de Justicia Criminal del Alcalde (MOCJ) y el Departamento de Planificación de la Ciudad (DCP), quienes presentaron detalles de la propuesta a los comisionados.

El encuentro es de vital importancia para las comunidades que actualmente viven en las zonas donde la Ciudad prevee la construcción de las 4 prisiones, que tendrían en conjunto una capacidad para más de 5,000 personas, debido a que, pese a que en esta ocasión no se aceptaron comentarios públicos, durante los próximos siete meses, sí podrán presentar sus testimonios, aclarar dudas o pedir alternativas.

Y es que, aunque la Alcaldía ha presentado el plan como la mejor forma para permitir que las personas en la cárcel permanezcan más cerca de sus familiares, además de poder acceder a servicios de salud, educación, visitas y actividades recreativas de alta calidad, varios líderes comunitarios han mostrado su preocupación a la instalación de estos centros en zonas residenciales.

Previo a que sus comentarios comiencen a ser escuchados en las futuras audiencias públicas, ya las recomendaciones de la Comisión Independiente de Justicia Criminal y Reforma de Encarcelamiento, produjeron varios ajustes al primer plan.

Por ejemplo, la cárcel de Manhattan se ubicará en el sitio del complejo de detención ubicado en el 125 White Street, con un capacidad para aproximadamente 1,430 personas, en lugar de una nueva ubicación en Center Street, como había sido anunciado en un principio. Las demás locaciones en Queens, El Bronx y Brooklyn continúan siendo las mismas.

“Esto ha sido un proceso en el que hemos analizado 70 sitios en toda la ciudad”, apuntó Elizabeth Glazer, directora de la MOCJ. “Lo hemos hecho pensando en términos de acceso al transporte público y en locaciones que son propiedad la Ciudad”.

Glazer recalcó que el plan incluye casi 1,500 camas en cada edificación, además de contar con espacios relacionados para mantener la seguridad, así como servicios de salud, incluida la salud mental, entre otros factores.

Durante los próximos siete meses se realizarán audiencias públicas sobre el plan.

Marisa Lago, presidenta de la CPC, aseguró que la creación de un grupo asesor conformado por presidentes de condados, concejales, comisionados de su agencia, al igual que representantes de la Alcaldía, será clave para verificar que el proyecto cumpla con los estándares generales, pero además que contribuyan al mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos, y no en detrimento.

“El diseño final será muy importante para que se pueda crear y presentar una conexión real con la comunidad”, apuntó la funcionaria. “Todos tenemos un interés común en que esto funcione bien para los barrios, al igual que para las construcciones en Nueva York”.

Rechazo público

Horas antes de la primera sesión pública, ya las voces de una de las comunidades que mayor rechazo ha presentado al plan se escucharon en las escalinatas del City Hall. Ahí, residentes y activistas de Chinatown, en Manhattan, le pidieron al Alcalde que reconsidere el plan “y comience de nuevo, con un compromiso real de la comunidad con respecto a todas las decisiones cruciales”.

Entre tato, en El Bronx el rechazo al proyecto ha sido liderado por su presidente Ruben Díaz Jr. quien este domingo se unió a los inquilinos de las Casas de Diego Beekman y otros líderes comunitarios en un mitin para oponerse a la ubicación de una una nueva cárcel en la zona de Mott Haven.

Rubén Díaz Jr., presidente de El Bronx se opone a la propuesta de una nueva cárcel en Mott Haven.

Rikers Island debe ser cerrada. Sin embargo, no debemos abandonar los principios de la reforma de la justicia penal por razones de conveniencia política”, dijo Díaz Jr. “Mott Haven es el lugar equivocado para una nueva cárcel en El Bronx”.

El concejal José Serrano está de acuerdo con Díaz Jr. Para él, la ubicación propuesta en Mott Haven se eligió sin analizarlo con los residentes locales, sin cumplir los objetivos establecidos para la reforma de la justicia penal en nuestra ciudad y sin considerar opciones alternativas.

“Está justo en el medio de un vecindario residencial, muy lejos de la corte local, y ha sido controvertido desde que se anunció por primera vez”, concluyó el líder político.

Plan de la Alcaldía:

  • 4 nuevas cárceles serían construidas en El Bronx, Queens, Brooklyn y Manhattan.
  • 5,000 personas sería la reducción de la población carcelaria.
  • 2027 el año en que el nuevo sistema debería comenzar a funcionar.