El Real ID, inmigrantes y una teoría de conspiración

Hay varias preguntas entorno a este documento, pero hay una que se repite constantemente
El Real ID, inmigrantes y una teoría de conspiración
Cada estado emitirá la licencia, pero con criterios federales.
Foto: Cortesía

El Real ID ha destado mucha polémica desde que la ley correspondiente fue aprobada en 2005, como parte de los esfuerzos de evitar ataques terroristas como el 9/11.

Sin embargo, hay algunas teorías de conspiración en torno a esta identificación, la cual toma como base la licencia de conducir estatal para unificar los criterios a nivel nacional y, por ende, más seguridad sobre quiénes abordan vuelos a domésticos, ya que para los internacionales existen los pasaportes y controles más estrictos.

Una de las teorías es que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) busca crear una base de datos única para tener mayor control de las personas.

Aunque suena ciertamente lógico, en realidad las licencias de conducir son controladas por cada estado, pero con base en la “REAL ID Act” –impuslada en la Cámara como H.R. 418 por Jim Sensenbrenner (R – WI) el 26 de enero de 2005– unifica los criterios y refuerza los elementos de seguridad.

Ante tantas teorías, el DHS decidió tomar la principal teoría como una de sus preguntas frecuentes: “¿El DHS está tratando de crear una base de datos nacional con todos nuestros datos?”. La respuesta, según la dependencia, es que no.

“El REAL ID es un conjunto de estándares nacionales, no una tarjeta de identificación nacional”, aclara. “No crea una base de datos federal de información de licencia de conducir”.

Luego explica que cada estado emite su propia licencia de vialidad, es decir, las bases de datos en realidad son estatales.

“Cada estado continúa emitiendo su propia licencia, mantiene sus propios registros y controla quién obtiene acceso a esos registros y bajo qué circunstancias”, apunta. “El propósito de REAL ID es hacer que nuestros documentos de identidad sean más consistentes y seguros”.

Cabe aclarar, que sólo ciudadanos estadounidenses o naturalizados, así como Residentes Permanentes y/o con cualquier tipo de visa laboral, estudiantil y de protección migratoria, pueden tramitar la licencia, no los inmigrantes indocumentados, para quienes podría haber un documento distinto en algunas entidades.

Aunque tuvo mayor resistencia en la Cámara –donde se aprobó con 261 votos contra 161–, en el Senado pasó casi con unanimidad –91 a 0 votos–, aunque no acudieron todos los senadores. El 11 de mayo de 2005, el presidente George W. Bush la firmó.

Más sobre el Real ID: