La dolorosa condición vaginal que sufren las mujeres que usan jeans ajustados

Es una prenda fundamental en el guardarropa femenino, pero puede tener amargas consecuencias

Usar jeans muy ajustados puede poner la salud en riesgo.
Usar jeans muy ajustados puede poner la salud en riesgo.
Foto: Unsplash

La forma en que lucen no debería ser la única directriz para elegir la prendas de nuestro guardarropa, sino también las consecuencias que pueden tener en nuestra salud. Tal es el caso de los pantalones ceñidos que, según la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston, conllevan un riesgo para la salud femenina.

Vulvodinia es la dolorosa condición vaginal que sufren las mujeres que usan jeans ajustados con mucha frecuencia y que puede perdurar de manera crónica por meses o incluso, años.

La investigación comparó la información de 213 mujeres que padecen vulvodinia contra la de 221 mujeres sanas. Los expertos encontraron que quienes usan pantalones ajustados cuatro o más veces a la semana tienen el doble de probabilidad de desarrollar el padecimiento. Adicionalmente, la moda de eliminar el vello púbico predispone a las mujeres a sufrir complicaciones inmunoinflamatorias.

¿Qué es la vulvodinia?

De acuerdo con la Clínica Mayo, la vulvodinia es un dolor crónico en los músculos alrededor de la vagina, es decir, en la vulva, que dura al menos tres meses y que puede extenderse por años. El dolor puede ser tan intenso que se presenta al sentarse por periodos prolongados o al tener relaciones sexuales.

modelo

El dolor puede presentarse de manera generalizada en toda la vulva, en la abertura de la vagina o al tocar la zona, pero en cualquier caso es importante mencionarlo al médico porque se trata de una condición común que las mujeres suelen ocultar por vergüenza.

Los síntomas de la vulvodinia

El dolor en la zona vulvar puede tener estas características:

  • Inflamación
  • Escozor
  • Ardor
  • Picazón
  • Sensación de latido (pulsátil)
  • Sexo doloroso
  • Inflamación visible de la vulva en algunos casos

El dolor vulvar también puede ser ocasionado por otras condiciones de salud como infecciones bacterianas o micóticas, herpes, menopausia o diabetes, por lo que es fundamental consultar al médico en cuanto se detecte alguna anomalía.