Jurado en NYC declara culpable a pandilleros de Bloods contra los que testificó rapero Tekashi 6ix9ine

Al panel le tomó unas 10 horas llegar al veredicto de culpabilidad en la corte federal de Manhattan
Jurado en NYC declara culpable a pandilleros de Bloods contra los que testificó rapero Tekashi 6ix9ine
Tekashi en una audiencia en Texas, en agosto pasado, por un caso de agresión.
Foto: Bob Levey / Archivo / Getty Images

NUEVA YORK  – Dos altos miembros de Nine Trey Gangsta Bloods contra los que el rapero Tekashi 6ix9ine testificó como parte de un juicio por crimen organizado fueron declarados culpables este jueves.

Al panel del jurado le tomó unas 10 horas llegar al veredicto de culpabilidad en la corte federal de Manhattan contra Anthony “Harv” Ellison y Aljermiah “Nuke” Mack por cargos de conspiración de crimen organizado, informaron la tarde del jueves medios locales.

Sin embargo, en el caso de Ellison, el jurado no lo halló culpable de agresión para ayudar al crimen organizado; mientras que Mack fue liberado de responsabilidad en un cargo por armas.

Durante el juicio, el rapero, cuyo nombre de pila es Daniel Hernández, testificó por tres días como recurso de la fiscalía sobre las movidas de la pandilla en Nueva York y cómo la vinculación con el grupo criminal le ayudó a levantar su carrera musical.

El exponente urbano además declaró sobre cómo fue secuestrado en julio de 2018 por Ellison, quien antes era su guardaespaldas.

Como parte de la prueba, los jurados vieron un video en el que Tekashi clamaba por su vida mientras era guiado fuera de un auto a punta de pistola.

La colaboración del rapero con el Gobierno lo libraría de una condena sugerida de más de 40 años en prisión. Aunque al momento, se desconoce a cuánto tiempo de cárcel se expone el joven de 23 años.

Luego de su testimonio, varios miembros de la industria musical han tronado contra Hernández tildándolo de “soplón”, ya que incluso mencionó los nombres de Cardi B y el productor Jim Jones como presuntos integrantes de Bloods.

Tekashi podría convertirse en testigo protegido del Servicio de Alguaciles Federales como “premio” a su acuerdo con fiscales mediante el cual se declaró culpable de nueve cargos federales entre los que figuran conspiración por extorsión, cargos por armas de fuego, tráfico de narcóticos y delitos violentos para ayudar al crimen organizado.