El Concejo y la Alcaldía acuerdan $25 millones para combatir el hambre por crisis del coronavirus

Los fondos, a los que se une una cifra similar aprobada por el Estado, para un total de $50 millones, se usarán para mantener funcionando las despensas de alimentos y comedores públicos

Ahora más que nunca, los neoyorquinos más pobres dependen de las despensas de alimentos y los comedores públicos.
Ahora más que nunca, los neoyorquinos más pobres dependen de las despensas de alimentos y los comedores públicos.
Foto: NYC Mayoral Office

La emergencia de salud que vive la ciudad de Nueva York por el coronavirus está provocando otra grave crisis: cientos de miles de neoyorquinos están teniendo dificultades para comprar comida por haber perdido sus empleos, o no pueden adquirir alimentos en las despensas y comedores públicos, porque estos centros están sufriendo escasez de suministros.

Y para evitar que esa crisis alimentaria lleve a los más necesitados a pasar hambre, el Concejo Municipal y la Alcaldía alcanzaron un acuerdo para destinar un fondo de emergencia por $25 millones de dólares a los proveedores de comida, 32% de los cuales han cerrado sus puertas en los cinco condados por no contar con los suministros para atender la demanda de los necesitados.

El Concejo anunció que a ese monto se le unirán otros $25 millones de dólares aprobados ya por el Estado, lo que permitirá contar ahora con un total de $50 millones para abastecer de alimentos a las despensas y comedores públicos, lo que beneficiará al menos a 2.1 millones de neoyorquinos.

“Agradecemos a la Administración de Blasio por avanzar rápidamente en los pedidos de ayuda que hizo hace dos semana el Concejo para los proveedores de alimentos. Esta financiación, combinada con los $25 millones que el Estado prometió en respuesta a la solicitud del Concejo, pagará más de 19 millones de comidas”, dijo el presidente del Concejo Municipal Corey Johnson.

El concejal de Manhattan precisó: “Debemos continuar haciendo todo lo posible para prevenir una crisis de hambre en la ciudad de Nueva York. Nadie debería tener inseguridad alimentaria en la ciudad más rica del país”.

Entre tanto, el alcalde Bill de Blasio aseguró que nadie debería tener que preguntarse: ¿de dónde vendrá su próxima comida?. “Al enfrentar esta crisis, seguimos comprometidos en alimentar a todos los neoyorquinos necesitados”. El mandatario municipal agregó que brindar fondos de emergencia “es crucial para mantener a nuestros proveedores de alimentos funcionando. Agradezco al presidente Johnson por su defensa y asociación para asegurar los recursos alimentarios para todos los neoyorquinos”.

‘Food Czar’ para combatir el hambre

La Alcaldía creó el equipo ‘Food Czar’, que está liderado por la comisionada de Sanidad Kathryn García, que además de garantizar que los neoyorquinos sigan recibiendo comidas gratuitas en más de 400 edificios donde funcionan escuelas públicas, ahora también se encargará de verificar cuáles son las necesidades inmediatas de más de 800 despensas públicas, comedores populares y organizaciones sin fines de lucro que dan alimentos, y usar los nuevos fondos para así evitar que cierren y dejen de proveer su esencial servicio para los más pobres.

“Durante esta crisis, las despensas de alimentos de la ciudad han sido socios vitales, y me alegro de que incluso en este momento tan difícil, podamos apoyarlos. Cualquier neoyorquino puede encontrar en este mapa una despensa local y otras opciones para conseguir alimento: NYC.gov/GetFood“, dijo la comisionada García.

El equipo ‘Food Czar’ indicó que, en asociación con la Administración de Recursos Humanos de la Ciudad y Departamento de Servicios Sociales, comenzará a comunicarse con las despensas de alimentos y los comedores públicos para que sepan cómo acceder a estos fondos de emergencia disponibles.