Cuomo: “No quise ser demasiado agresivo” con Trump; Times Sq apagó sus luces para presionar rescate de Nueva York

El gobernador afirmó que mantuvo su lista de deseos corta para evitar abrumar al mandatario

Cuomo: “No quise ser demasiado agresivo” con Trump; Times Sq apagó sus luces para presionar rescate de Nueva York
Broadway a oscuras la noche del 27 de mayo
Foto: captura pix11 / Cortesía

El gobernador Andrew Cuomo insistió en que tuvo una “buena conversación” con el mandatario Donald Trump sobre la infraestructura de Nueva York al visitar ayer la Casa Blanca, en el segundo encuentro entre ambos durante la pandemia.

Horas más tarde, varias de las famosas vallas publicitarias de Times Square fueron apagadas anoche a las 9 p.m., oscureciendo la llamada “encrucijada del mundo”.

El mensaje era que esta ciudad y sus negocios necesitan ayuda, el mismo que el gobernador Cuomo había llevado al presidente Trump, reseñó Pix11.

Los 100 millones de píxeles LED se oscurecieron durante 60 segundos. Los restaurantes, las organizaciones sin fines de lucro, los negocios de hospitalidad, los teatros de Broadway y sus trabajadores están sufriendo económicamente debido a la cuarentena.

El encuentro con Trump “No se trataba de política. Se trataba de cómo sobrealimentamos la reapertura, especialmente en Nueva York, que ha sido la zona más afectada”, dijo Cuomo en su rueda de prensa diaria, cuando fue presionado a compartir detalles, tras evadir el tema por varios minutos.

Después de salir del encuentro, Cuomo celebró una conferencia de prensa en la que pasó la primera  media hora sin mencionar la reunión con Trump.

Sólo cuando los periodistas en el National Press Club de Washington DC lo presionaron, Cuomo expuso algunos detalles sobre la visita, que según él se centró en aumentar los proyectos de infraestructura en Nueva York, tanto por su propio bien como para revitalizar la economía regional.

Entre los proyectos que Cuomo destacó están la revitalización y expansión de los túneles Amtrak del río Hudson, la revisión del AirTrain en el aeropuerto LaGuardia y la siguiente fase del Metro de la 2da Avenida en Manhattan.

“Fue una buena conversación”, dijo Cuomo. “Creo que el presidente también reconoce y se da cuenta de que en Nueva York somos muy agresivos para hacer estos proyectos y hacerlos a tiempo”.

“Tengo una pala en la cajuela de mi auto, comenzaremos esta tarde”, dijo metafóricamente.

A pesar de su entusiasmo, Cuomo afirmó que mantuvo su lista de deseos corta para evitar abrumar al presidente.

“No quería darle una lista demasiado larga. No quería parecer demasiado agresivo”, dijo. “No quería parecer… un neoyorquino por excelencia”.

Una cosa que Cuomo dijo que no surgió durante la reunión fue su intento de responsabilizar a Trump por una política ampliamente criticada que prohíbe que los hogares de ancianos rechacen a los pacientes con coronavirus positivo.

El gobernador aseguró que sus críticas a principios de este mes para “preguntarle al presidente Trump” sobre esa orden sólo tenían el propósito de resaltar lo que él afirma es la naturaleza partidista de la crítica, y atacó a New York Post por informar sobre el mortífero tema.

Durante su estadía en Washington, Cuomo se tomó el tiempo de renovar su llamado a los legisladores para que proporcionen fondos muy necesarios para los gobiernos estatales y municipales durante la próxima ronda de conversaciones de ayuda financiera, específicamente llamando la atención del líder de la mayoría del Senado, el Republicano Mitch McConnell.

Como lo hizo ya antes en la pandemia, Cuomo denunció la postura partidista “fea” de que la ayuda para los estados más afectados, incluida Nueva York, son “rescates a Demócratas”.

¾