La muerte de George Floyd desata furia contra racismo en Estados Unidos

Más de 20 ciudades imponen toque de queda ante protestas

La muerte de George Floyd desata furia contra racismo en Estados Unidos
El sábado en la noche se registraron las protestas más violentas en varios estados.
Foto: Alex Wong / Getty Images

“No puedo respirar”. La frase se pudo leer en decenas de carteles y escuchar como consigna de cientos de manifestantes que salieron a las calles en Estados Unidos para protestar por la muerte de George Floyd en Minneapolis, Minnesota.

“No puedo respirar” fueron las últimas palabras que el afroamericano dijo antes de fallecer asfixiado por la rodilla de Derek Chauvin, uno de los policías que lo detuvo y que ahora enfrenta cargos de asesinato involuntario.

De costa a costa, más de 30 ciudades del país, incluidas Los Ángeles, Nueva York, Washington, D.C., vivieron una noche de sábado y madrugada de domingo con masivas manifestaciones que terminaron con disturbios y el incendio de comercios y vehículos.

Desde la semana pasada se reportaron movilizaciones en 50 estados, pero este fin de semana al menos 25 ciudades de 16 entidades impusieron toques de queda ante la violencia de manifestantes, incluidos los estados Florida e Illinois.

La exigencia de los inconformes es que las autoridades impongan cargos contra los cuatro oficiales que estuvieron implicados –o testificaron– la muerte de Floyd, además de aumentar los cargos contra Chauvin.

Las movilizaciones han reavivado la larga lucha en EE.UU. por actos raciales contra afroamericanos. Los activistas acusan la opresión sistémica contra esta comunidad y las pocas acciones de los gobiernos locales y federal para terminar con ella.

Los críticos de las manifestaciones, incluido el presidente Donald Trump, acusan a grupos extremistas antifacistas, conocidos como Antifa, por causar desmanes. Y en un afán de congraciarse con el dolor de quienes viven la opresión sistémica utilizan las frases del más grande defensor de los derechos civiles, el Dr. Martin Luther King, pero su hijoa Bernice, se lanzó contra quienes usan las frases de su padre sin creer en ellas.

“No actúes como si todos amaran a mi padre”, acusó. “Él fue asesinado. Una encuesta de 1967 reflejó que era uno de los hombres más odiados en Estados Unidos. El más odiado. Muchos de los que lo citan ahora y lo evocan para disuadir a la justicia de hoy probablemente odiarían, y tal vez ya odien, al auténtico Rey. #MLK”.

Toque de queda y vigilancia

Videos publicados por periodistas y ciudadanos dan fe de cómo la Policía de cada metrópoli se vio rebasada por la indignación mostrada con violencia, por lo que este domingo más de 20 ciudades impusieron toques de queda.

Algunas de esas ciudades son Los Ángeles y San Francisco, California; Denver, Colorado; Miami y Orange, Miamia; Atlanta, Georgia; Chicago, Illinois; Lousville, Kentucky; Detroit, Michigan; Cincinnati, Ohio; Portland, Oregon; Filadelfia y Pittsburgh, Pensilvania; Dallas, Texas; Salt Lake City, Utah, entre otras.

“Eso simplemente nos lleva de vuelta a un lugar donde estábamos antes, y ese lugar no es lo suficientemente bueno”, consideró el gobernador de Minnesota, Tim Walz, al anunciar la extensión del toque de queda. “(El caso de Floyd) llevó a nuestras comunidades en llamas, nuestra seguridad en cuestión y una búsqueda de quiénes somos”.

Aproximadamente 5,000 miembros de la Guardia Nacional fueron activados en 15 estados y Washington, DC, con otros 2,000 preparados para ser desplegados, informó el presidente Trump, quien ha pedido a autoridades locales aceptar la ayuda militar.

“Endurezcan posturas alcaldes y gobernadores demócratas”, atizó el presidente Trump, quien pidió designar a Antifa como organización terrorista. “Estas personas son ANARQUISTAS. Llame a nuestra Guardia Nacional AHORA. El mundo te mira y se ríe de ti y de Somnoliento Joe. ¿Es esto lo que Estados Unidos quiere? ¡¡¡NO!!!”

En varias colecciones de imágenes se muestra cómo los oficiales parecen obviar cualquier protocolo de contención de protestas y agreden a participantes, como ocurrió en Nueva York, donde una camioneta del NYPD se lanzó contra los manifestantes, desatando las críticas de la representante de El Bronx, Alexandria Ocasio-Cortez, y del presidente del Consejo de la Ciudad, Corey Johnson.

“Esto es indignante. Manejar vehículos policiacos contra multitudes de manifestantes no es una forma de reducir la presión. Empujar y golpear a personas no violentas no es desescalar. Si la intención de NYPD es mantener a la gente segura, este no es el caso”, acusó Johnson. El mismo video fue compartido por Ocasio-Cortez.

Las protestas dejaron más de 1,400 personas detenidas, según reportes de varios medios nacionales, además de decenas de heridos, incluidos periodistas y policías.

Una constante en varias entidades fue la detención de reporteros que cubren las protestas. No hay un número exacto, pero CNN reportó al menos media docena de comunicadores arrestados durante el ejercicio de su labor.

El periodista de VICE, Michael Anthony Adams, publicó un video donde se ve a policías atacando incluso a personal de prensa, mientras intentan refugiarse durante manifestaciones en Minneapolis.

En Seattle, Washington, cientos de personas salieron a las calles y hubo incendios. En Atlanta, las instalaciones de CNN fueron atacadas.

No todo fue violencia. En Coral Gables, Florida, los policías se arrodillaron ante los manifestantes. Escenas similares se vieron en otros puntos, pero fueron las menos. El caos imperó.

Se espera que este domingo continúen, por sexto día, las manifestaciones nocturnas, aunque durante el día hubo expresiones pacíficas en algunas ciudades.