Representante de NY le pide cuentas al IRS y al Tesoro por confusas tarjetas de débito con cheque de estímulo

Anthony Brindisi, le envío una carta al secretario del Departamento del Tesoro, Steven Mnuchin, y al comisionado del Servicio de Rentas Internas (IRS), Charles Rettig, para que auditen el proceso de distribución de los fondos de estímulo económico que muchos aún no reciben

Representante de NY le pide cuentas al IRS y al Tesoro por confusas tarjetas de débito con cheque de estímulo
Así lucen las tarjetas de débito prepagadas con dinero de estímulo que envía el Gobierno.
Foto: EIP Card.com / Cortesía

El representante demócrata por Nueva York, Anthony Brindisi, le envío una carta al secretario del Departamento del Tesoro, Steven Mnuchin, y al comisionado del Servicio de Rentas Internas (IRS), Charles Rettig, para que auditen el proceso de distribución de los fondos de estímulo, y en particular el problema con los envíos de dinero en la forma de tarjeta de débito.

El congresista requirió la acción por parte de las autoridades a raíz de las múltiples quejas recibidas por parte de beneficiarios que creen haber botado por error el plástico por la presentación genérica de la correspondencia y de la tarjeta en sí.

Desde hace semanas, beneficiarios del “Pago de Impacto Económico” han estado denunciado a medios que casi botan o, en efecto, se deshicieron de la correspondencia con la ayuda económica pensando que era fraudulenta.

Se supone que unos 4 millones de beneficiarios de la ayuda aprobada bajo la ley CARES reciban los fondos en la forma de tarjeta de débito prepagada, según dispuesto por el Tesoro. Sin embargo, lejos de facilitar la disposición del dinero y agilizar los procesos, el sistema ha creado confusiones. Este grupo de beneficiarios es adicional a los que le llegaron los incentivos mediante depósito directo y los que lo continúan recibiéndolos en cheques de papel, proceso que se extenderá al menos hasta septiembre.

La situación ha llegado al punto que las autoridades descartaron cobrar un cargo adicional por la reposición de la tarjeta la primera vez que se solicite, esto para tratar a calmar los ánimos de los recipientes que pudieron haber botado por error la tarjeta.

“Yo he escuchado a innumerables constituyentes que recibieron las tarjetas de débito prepagadas que parece que fueron hechas en un departamento de fraude, no por el Departamento del Tesoro”, dijo Brindisi, según citado este lunes por WKTV. “Con cosas como faltas de ortografías, nombres incorrectos, ausencia de una dirección del remitente no gubernamental, han dejado a las familias necesitadas pensando si estas tarjetas son otro timo más o el alivio que desesperadamente necesitan. El Departamento del Tesoro y el IRS necesita llevar el proceso mejor y les exijo que arreglen esto”, puntualizó.

Entre las solicitudes específicas del legislador federal destacan las siguientes:

• Eliminación de todos los cargos por reemplazo para individuos que han perdido las tarjetas, incluyendo los estadounidenses que desecharon el plástico luego de confundirlo con correo basura.
• Revisión por parte del IRS en las próximas semanas para identificar a los individuos a los que se les envío la tarjeta de débito y la misma no ha sido activada para darle seguimiento.
• Revisión del proceso que resultó en la emisión incorrecta de nombres en los sobres y tarjetas.
• Eliminación de todos los cargos por retiro en cajeros automáticos (ATMs).
• Creación de un método gratuito y sencillo para que los individuos puedan transferir el balance total de las tarjetas a sus cuentas de banco.
• Trabajar directamente con la Oficina para la Protección Financiera del Consumidor (CFPB) y otras agencias pertinentes para impulsar una campaña de orientación y evitar potenciales esquemas de fraude.

Cabe señalar que el pedido del congresista pudiera quedar solo en papel, ya que actualmente el IRS experimenta limitación de personal desde que se cerraron varias de sus oficinas en EEUU y territorios debido al coronavirus.

Adicional, los empleados de la agencia que van retornando se enfocarán, no solo en la distribución de los cheques de estímulo restantes, también en el envío de reembolsos de impuestos, con prioridad a los documentos radicados electrónicamente.