El ‘bromance’ entre Trump y AMLO continuará pronto en Washington con motivo del T-MEC

Ambos mandatarios confirman el plan, al que podría sumarse Justin Trudeau

Los presidentes Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador.
Los presidentes Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador.
Foto: Getty Images

Cuando inició su campaña presidencial cerca de la frontera con EE.UU., Andrés Manuel López Obrador afirmó que México “no sería piñata” de ningún Gobierno extranjero, en referencia a los comentarios del presidente Donald Trump sobre los “abusos” de los mexicanos en materias económica, migratoria y tráfico de drogas.

A los dos meses, el ahora mandatario mexicano comenzó a suavizar su postura y, en medio de amenazas del presidente Trump de imponer aranceles a productos mexicanos, sugirió que el entonces dirigente Enrique Peña Nieto se reuniera con el republicano.

Incluso dijo que, si ganaba, “pediría de inmediato” una entrevista con el presidente Trump, contradiciendo su convicción de que viajar al extranjero no era su intención, debido a que prefería atender los problemas nacionales.

Apenas triunfó, el 1 de julio de 2018, el presidente López Obrador reafirmó el tono de cordialidad y “amistad” que sostendría con el republicano, quien respondió de la misma forma. Entre ellos ha habido varias llamadas telefónicas, pero no un encuentro en persona, el cual podría concretarse en julio con la entrada en vigor del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC o USMCA en inglés).

El acuerdo arranca formalmente el 1 de julio y ambos mandatarios expresaron que pronto habrá una reunión en Washington, aunque falta fecha. Así lo adelantó el presidente Trump, quien confirmó el plan dado a conocer a finales de mayo por el embajador de EE.UU. en México, John Landau.

“Hemos implementado acuerdos innovadores con México”, dijo el republicano en la mesa redonda sobre seguridad en la frontera en Yuma, Arizona. “Quiero agradecer al presidente de México. Realmente es un gran tipo. Creo que vendrá a Washington muy pronto, a la Casa Blanca”.

En su conferencia matutina de este miércoles, López Obrador ratificó las intenciones de reunión, la cual está sujeta a una invitación formal y a la integración del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

“Es muy probable que vaya a Washington y me reuniré con el presidente Trump y va a ser pronto, nada más estamos esperando para definir el carácter del encuentro”, dijo el mexicano. “Nosotros queremos que participe también el primer ministro de Canadá, (Justin) Trudeau y que la reunión se lleve a cabo con motivo del inicio del tratado”.

La oposición en México ha cuestionado la postura del presidente López Obrador con su homólogo en EE.UU., al considerar que es “servicial”, al tiempo que ha incumplido su promesa a los inmigrantes de defenderlos, aunque un reporte escrito por este diario indica que los representantes de las llamadas “semillas del cambio” siguen respaldando al líder mexicano.

La relación entre ambos mandatarios es tan cordial que es calificada como un “bromance”, una palabra de las palabra en inglés “brother” (hermano) y “romance” (romance).

El presidente Trump no ha dejado de elogiar a su homólogo, llamándolo “un muy buen amigo” y describiéndolo como una persona con “una tremenda inteligencia”, especialmente durante acuerdos por el cierre fronterizo por la pandemia de coronavirus.

Mientras que el mexicano responde que hay “amistad”, además de decir que ha hablado “con mucho cariño” con el presidente Trump.

El anuncio de la reunión en Washington, D.C. surge al tiempo de un reporte del Departamento del Trabajo de los EE.UU. que cuestiona las prácticas laborales en México, especialmente en cuanto al trabajo infantil, algo que podría complicar la implementación del acuerdo comercial.