Por qué una segunda ola de coronavirus podría ser desastrosa en las finanzas de los jubilados en Estados Unidos

Los jubilados con un ingreso fijo deberán empezar a modificar su consumo

Por qué una segunda ola de coronavirus podría ser desastrosa en las finanzas de los jubilados en Estados Unidos
El beneficio del seguro social que reciben en promedio los jubilados es de 1,503 dólares por mes.
Foto: Christopher Furlong / Getty Images

Los casos de coronavirus están aumentando en todo el país, algunos expertos en salud pública han advertido que podríamos encontrarnos ante una segunda ola de brotes de COVID-19.

Esto significa que más personas podrían enfermarse e incluso morir. El hecho también tendría una repercusión muy mala para la economía debido que una gran cantidad de negocios que reabrieron están volviendo a cerrar. Una segunda ola de brotes de coronavirus afectaría a todos, incluyendo a los jubilados que reciben beneficios de la seguridad social, debido a que corren el riesgo de enfrentarse a consecuencias financieras de largo plazo, por lo que nos encontramos en tiempo de conocer si existirá un aumento en los beneficios de ayuda económica para el resto del año.

Relacionado: Por qué los jubilados no se beneficiarán de las propuestas de un segundo pago de estímulo económico.

Para entender los efecto que tendría una nueva ola de brotes de coronavirus, es necesario conocer cómo funcionan los ajustes por el coste de vida, conocidos como COLA.

Los beneficiarios del Seguro Social reciben un ajuste por costo de vida una vez al año que aumenta sus beneficios para ayudarles a mantener el ritmo de la inflación o el aumento de los precios, pero sólo lo reciben si estos aumentan. Es por esto que la Administración del Seguro Social (SSA) revisa el Índice de Precios al Consumidor para Asalariados Urbanos y Trabajadores de Oficina (CPI-W).

La SSA compara el IPC-W del tercer trimestre del año en curso con el IPC-W del tercer trimestre del año anterior. Eso significa que verán cómo se comparan los precios de julio, agosto y septiembre de este año con los del año pasado.

Relacionado: Siete interrogantes sobre los cheques de ayuda por coronavirus que tienes que conocer.

Pero debido a que el país ya se encuentra en recesión, los problemas económicos probablemente empeorarán si hay una segunda ola de coronavirus. Bajo estas condiciones existe una gran posibilidad de que los precios caigan en comparación con el año pasado. Se espera que existirá una muy baja demanda por parte de los consumidores para muchos de los artículos clave que figuran en el IPC-W si la gente se queda en sus casas al estar preocupada por contraer el virus y por mantener sus empleos. Si no existe un aumento en el IPC-W este trimestre, no habrá un ajuste por el costo de la vida, lo que se convertirá en un gran problema para una gran cantidad de adultos mayores en todo el país.

Con el beneficio de Seguridad Social promedio que llega a sólo $1,503 dólares por mes, esos recursos no proveen lo suficiente para vivir. El IPC-W no es una medida muy precisa de la inflación de las cosas en las que más gastan los adultos mayores, por lo que los beneficios del Seguro Social ya han perdido un poder adquisitivo sustancial.

Relacionado: Los problemas más comunes que enfrentan los beneficiarios del cheque de estímulo económico a dos meses de su lanzamiento.

En caso de no existir un ajustes por el coste de vida (COLA), los ancianos podrían ver caer aún más su poder adquisitivo. Los efectos tendrían consecuencias a largo plazo, debido a que todos los aumentos futuros están basados en un porcentaje de aumento de los beneficios que reciben hoy.

Los jubilados con un ingreso fijo, deberán empezar a planear la posibilidad que el próximo año no tendrán un ajuste en su costo de vida. Esto significa que los adultos mayores deberán recortar el presupuesto con el que cuentan ahora para estar preparados para el próximo año y será una manera de ahorrar dinero que puedan utilizar para el año próximo.

Los futuros jubilados deberán tener en cuenta que el COVID-19 podría tener un impacto adverso a largo plazo en el Seguro Social por varias razones, asegura el sitio The Motley Fool. Los jubilados deberán hacer planes para ahorrar un poco más para su jubilación ya que existe una posibilidad que estos beneficios serán más pequeños cuando dejen de trabajar.

También te podrá interesar: