Donald Trump insistió en vender a Puerto Rico por ser una isla “sucia” y “pobre”; Joe Biden responde

Miles Taylor, exjefe de personal del Departamento de Seguridad Nacional, desenmascara al presidente sobre Puerto Rico; rival demócrata en las elecciones aprovecha la coyuntura

Trump saludando a la alcaldesa Carmen Yulín Cruz, al visitar la isla en octubre 2017.
Trump saludando a la alcaldesa Carmen Yulín Cruz, al visitar la isla en octubre 2017.
Foto: EFE

El candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Joe Biden, aprovechó unas despectivas declaraciones del presidente Donald Trump sobre Puerto Rico para prometer atención y ayuda para la isla.

Anoche, el rival de Trump de cara a las elecciones generales de noviembre reaccionó por Twitter a las alegadas expresiones del republicano de que Puerto Rico, territorio de EEUU, es un lugar “sucio” y “pobre”.

“Cuando el huracán María devastó Puerto Rico, el presidente arrojó papel toallas y abandonó a las víctimas. Resulta que incluso quería vender la isla. Les dio la espalda a los puertorriqueños, pero les prometo esto: yo nunca lo haré”, compartió el exvicepresidente en su cuenta de Twitter.

En un conversatorio el martes de Latino Victory Project – transmitido a través de las redes sociales de “NowThis”, el candidato afirmó que Trump “ha sido negligente con Puerto Rico”.

“Ni siquiera entiende que son ciudadanos estadounidenses”, planteó el demócrata.

Aunque Biden no ha presentado las propuestas específicas para Puerto Rico, destacó que su plan está centrado en que cada persona tenga “una oportunidad justa” de salir hacia delante.

En un artículo de opinión en El Nuevo Día en diciembre pasado, Biden manifestó su intención de promover legislación federal que ordene un proceso de libre determinación que involucre “a los representantes de todas las opciones de status”.

Ayer, Miles Taylor, exjefe de personal del Departamento de Seguridad Nacional, dijo en entrevista con MSNBC que tras el paso del huracán María, Trump le había manifestado que la isla estaba sucia y la gente era pobre. Según Taylor, el presidente llegó a preguntar si era posible cambiar a Puerto Rico por otra isla: Groenlandia.

“En un momento el presidente quería comprar Groenlandia, pero en un momento dijo, no solo comprar Groenlandia, pero si podíamos vender a Puerto Rico, si podíamos intercambiar Puerto Rico por Groenlandia”, declaró Taylor, quien ya anunció públicamente que votará por Biden en los próximos comicios.

No es la primera vez que Trump expresa su intención de vender a PR. En medio de la devastación causada por el huracán en el 2017 se habría referido al tema.

Elaine C. Duke, exsecretaria interina de seguridad nacional del presidente, dijo en una entrevista con The New York Times  en julio pasado que éste mencionó el tema pero no a profundidad.

“Las ideas iniciales del presidente fueron más como un hombre de negocios, ya sabes. ¿Podemos externalizar la electricidad? ¿Podemos vender la isla? Ya sabes, ¿o deshacernos de ese activo?”, recordó Duke.

La exfuncionaria además cuestionó la negativa de la administración Trump para declarar un estado de emergencia en el país caribeño antes de que el fenómeno atmosférico tocara tierra.

“Deja de ser tan emocional, Elaine, no se trata de la gente, se trata del dinero”, le habría contestado el entonces director de presupuesto del presidente, Mick Mulvaney, quien posteriormente negó el comentario.

Previamente,  en agosto del 2019, trascendió otro reporte del NYT en el que se indica que Trump bromeó, el año antes, con ceder a Puerto Rico a Dinamarca, esto a cambio de Groenlandia.

“Bromeó en una reunión de cambiar Puerto Rico por Groenlandia, feliz de deshacerse del territorio americano”, según otro exfuncionario de la administración que no fue citado en el artículo.

Las reiteradas expresiones del mandatario sobre canjear o vender la isla y la acción de lanzarle papel toalla a damnificados en medio de una visita relámpago a PR  tras el azote de María son solo algunas de  la movidas insensibles.

Fondos para recuperación

Hay otras más serias que juegan directamente con el bienestar de los puertorriqueños. En diciembre pasado, líderes del Congreso denunciaron que el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano federal (HUD) estaba reteniendo un monto adicional de $8 mil millones de dólares de recuperación postdesastre para la isla, dos veces la cantidad que ilegalmente ha estado aguantando la agencia.

No fue hasta marzo pasado, que las autoridades en PR informaron que HUD  autorizó el uso de $1,700 millones en fondos como parte del segundo acuerdo del programa de Subvención en Bloque para el Desarrollo Comunitario para la Recuperación ante Desastres (CDBG-DR).

“El programa CDBG-DR abarca una variedad de beneficios para el desarrollo socioeconómico de Puerto Rico. La accesibilidad para estos fondos son una gran noticia para nuestra isla y muestran una vez más el esfuerzo del Departamento de la Vivienda estatal por sus controles fiscales, su transparencia, y por cumplir con los parámetros federales a fin de que estas autorizaciones de fondos se lleven a cabo”, declaró la gobernadora Wanda Vázquez en ese entonces.