Coronavirus ha sido el incidente más mortal en la historia de Nueva York: cifras forenses oficiales

La cantidad de autopsias bajó porque muchos laboratorios forenses cerraron y el personal fue reasignado

Coronavirus ha sido el incidente más mortal en la historia de Nueva York: cifras forenses oficiales
Morgue externa en Hospital Lenox, West Village, abril 2020
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

El número de muertes reportadas a la Oficina del Jefe Médico Forense (OCME) de la ciudad de Nueva York aumentó a más del doble en medio de la pandemia de coronavirus, descrita como “el incidente de muerte masiva más grande en la historia moderna de NYC”, según el nuevo informe municipal publicado ayer.

Un total de 23,767 muertes confirmadas o probables por COVID-19 han ocurrido en la ciudad, según el Departamento de Salud. Ha sido la urbe con más fallecidos en todo el mundo durante la pandemia.

El número de decesos reportados a OCME se disparó de 30,964 en el año fiscal 2019 (1 de julio de 2018 al 30 de junio de 2019) a 65,712 en el año fiscal 2020 (1 de julio de 2019 al pasado 30 de junio), “correspondiente al aumento en las muertes de NYC durante el pandemia”, detalló el informe anual sobre los servicios de la ciudad

El número de solicitudes de cremación también aumentó de 17,148 a 27,863 respecto al año anterior. Y la cifra de cuerpos almacenados en la morgue igualmente subió de 11,281 a 17,606.

Por el contrario, la cantidad de autopsias realizadas se redujo de 5,399 a 4,884, ya que la mayoría de los laboratorios forenses se cerraron y el personal fue reasignado, con muchos pacientes de COVID-19 enviados directamente a la morgue desde hospitales y hogares de ancianos.

En la sección especial COVID-19 del informe de gestión del alcalde Bill de Blasio, se elogió a la OCME forense por expandir su capacidad de morgue y establecer provisionales en hospitales y otras instalaciones de salud en toda la ciudad para manejar adecuadamente el aumento de pacientes muertos.

“Aunque las medidas de emergencia para salvar vidas de la ciudad fueron sólidas (…) COVID-19 representa trágicamente el incidente de muerte masiva más grande en la historia moderna de la ciudad de Nueva York”, concluyó el informe.

“Basándose en la experiencia desarrollada después del 11 de septiembre (2001), la OCME lideró la respuesta de NYC al número sin precedentes de muertes al realizar investigaciones médico-legales y al servir como depósito de cadáveres”.

“OCME se asoció con NYC Emergency Management (NYCEM) para ayudar a 135 hospitales de NYC a expandir y administrar su propia capacidad de morgue (…); también estableció rápidamente cuatro unidades mortuorias portátiles en Manhattan, Queens y Brooklyn, para garantizar un trato digno y respetuoso de los fallecidos”, dice el informe, citado por New York Post.