Arzobispo de Nueva York pide respetar a candidata “muy católica” de Trump al Tribunal Supremo

El Cardenal Timothy Dolan también elogió a la difunta jueza judía Ruth Bader Ginsburg

Amy Coney Barrett al lado de Trump
Amy Coney Barrett al lado de Trump
Foto: SHAWN THEW / EFE

El cardenal Timothy Dolan, Arzobispo de Nueva York, elogió las credenciales de la jueza Amy Coney Barrett, polémica candidata del mandatario Donald Trump para servir en la Corte Suprema  y advirtió que su profunda fe católica debe ser respetada, no atacada, durante las audiencias de confirmación.

“Se toma en serio su fe católica, pero esa no es la razón por la que fue nominada como magistrada de la Corte Suprema, ¿verdad? Creo que está nominada porque es la mejor candidata. Yo espero que sí. Y por lo que escuché, ella lo es. Entonces, esperemos lo mejor”, dijo en su programa de SiriusXM “Conversación con el cardenal Dolan”.

Trump recurrió a Barrett para que se desempeñe de inmediato en el tribunal más alto de la nación, en reemplazo a la difunta jueza Ruth Bader Ginsburg, una selección que debe ser confirmada por el Senado, controlado por el Partido Republicano. Pero los Demócratas, liderados por ex vicepresidente y candidato Joe Biden han pedido esperar a después de las elecciones y la han criticado por su perfil conversador y católico.

El líder de la minoría en el Senado, el Demócrata (NY) Chuck Schumer, ha lamentado el apuro de Trump. “El último deseo de la jueza (Bader) era que no fuera reemplazada hasta que se instalara un nuevo presidente”, afirmó.

Dolan dijo ayer que no conocía a Barrett personalmente, pero que estaba “orgulloso” de ella. Comentó que las personas con las que ha hablado que la conocen bien “brillan por ella”.

“¿Es ella erudita? ¿Es articulada? ¿Es una mujer íntegra, fuerte e independiente? A todos les encanta su carácter”, dijo retóricamente. Y agregó que, por supuesto, está feliz y orgulloso de que Barrett “se tome en serio su fe católica”.

El cardenal comparó a Barrett con la juez que reemplazaría, quien a menudo decía que su fe judía influía en su vida y obra.

“Lo que admiré en los elogios a Ruth Bader Ginsburg, había muchos artículos sobre su profunda fe judía y cómo no tenía miedo de decir que los valores de su fe judía animaban cómo vivía y cómo juzgaba”, dijo. “Nadie encontró eso controvertido”.

“Ella siempre dijo que enfrentaba tres prejuicios: ser mujer, madre y judía. Bueno, parece a lo que se enfrenta el juez Barrett: mujer, madre y católica”, citó New York Post.