Científicos descubren por qué la carne roja y los lácteos producen riesgo de cáncer de colon

Humanos creamos anticuerpos contra molécula en la carne; estos anticuerpos aumentan el riesgo de cáncer

Científicos descubren por qué la carne roja y los lácteos producen riesgo de cáncer de colon
Foto: Design_Miss_C / Pixabay

Diversas investigaciones han relacionado el consumo de carne roja con el cáncer de colon. Ahora un equipo internacional de investigadores ha identificado un vínculo molecular directo entre las dietas de carne y lácteos y el desarrollo de anticuerpos en la sangre que aumentan las posibilidades de desarrollar cáncer.

Un metaanálisis de 29 estudios sobre el consumo de carne y el cáncer de colon concluyó que un consumo elevado de carne roja aumenta el riesgo en un 28% y un consumo elevado de carne procesada aumenta el riesgo en un 20%.

En una reciente investigación publicada en BMC Medicine se explica el por qué la alta incidencia de cáncer entre quienes consumen grandes cantidades de productos lácteos y carnes rojas.

¿Por qué la carne y el queso aumentan el riesgo de cáncer?

La razón está en algo llamado Neu5Gc que hay en los tejidos de mamíferos. El Neu5Gc es una molécula de azúcar y los humanos desarrollan anticuerpos contra ella en la infancia, cuando se exponen por primera vez a productos lácteos y cárnicos.

Los anticuerpos que generamos los humanos contra la molécula en la carne de mamíferos aumentan el riesgo de cáncer, especialmente cáncer colorrectal.

La molécula Neu5Gc se encuentra en los tejidos de los mamíferos, pero no en las aves de corral ni en los peces.

Neu5Gc se encuentra en los tejidos de mamíferos, por ello es que la carne de pollo u otras aves, así como los pescados y mariscos no tienen los mismos efectos que la carne roja en cuanto al riesgo de cáncer se refiere.

Quienes comen mucha carne roja y queso desarrollarán niveles altos y una variedad diferente de anticuerpos y, por lo tanto, pueden tener un mayor riesgo de cáncer.

Este hallazgo es relevante ya que previamente se habían determinado las causas que hacían que el consumo de carne procesada fuera considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como cancerígeno.

Mientras que pese a las asociaciones científicas entre el consumo de carne roja y el cáncer, no se había encontrado la conexión. Hasta ahora la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica el consumo de carne roja como probablemente cancerígeno para los seres humanos.

La OMS y su declaración sobre carne y el cáncer

En el 2015 la OMS anuncio que el consumo de carne procesada es “cancerígeno para los seres humanos (Grupo I)”.

Las conclusiones se basaron principalmente en la evidencia del cáncer colorrectal. Los datos también mostraron asociaciones positivas entre el consumo de carne procesada y el cáncer de estómago, y entre el consumo de carne roja y el cáncer de páncreas y próstata.

Carne procesada: carne que se ha transformado mediante salazón, curado, fermentación, ahumado u otros procesos para realzar el sabor o mejorar la conservación. El procesamiento de la carne, como el curado (mediante la adición de nitratos o nitritos) o el ahumado, puede conducir a la formación de sustancias químicas potencialmente cancerígenas.

Carne roja: carne de músculo de mamífero no procesada, como carne de res, ternera, cerdo, cordero, cordero, caballo y cabra.

Consumo de carne roja fue considerado “probablemente sea cancerígeno para los seres humanos (Grupo 2A)” ya que en los estudios analizados no se había encontrado la asociación clara entre la carne y el riesgo de cáncer.

Te puede interesar: