Los datos que prueban que Puerto Rico no olvidó el “Verano del 2019” aunque Pedro Pierluisi prevaleció como gobernador

Muchos sin precedentes se registraron este martes en las elecciones en la isla caribeña a más de un año de que miles de boricuas en la calle obligaran a Ricardo Rosselló a renunciar

Pedro Pierluisi habla junto a la comisionada residente de Puerto Rico ante el Congreso estadounidense, Jennifer González, este miércoles durante el cierre de campaña en Vivo Beach Club en Carolina.
Pedro Pierluisi habla junto a la comisionada residente de Puerto Rico ante el Congreso estadounidense, Jennifer González, este miércoles durante el cierre de campaña en Vivo Beach Club en Carolina.
Foto: Jorge Muñiz / EFE

El candidato del Partido Nueva Progresista, Pedro Pierluisi, prevaleció por un estrecho margen en la contienda a la gobernación en Puerto Rico este martes, pero cuatro candidatos que no son de mayoría obtuvieron más de 36 % de la totalidad de votos, y la Legislatura se aprestan a recibir miembros de partidos de nueva creación.

Lo anterior representa un escenario sin precedentes en la isla caribeña que por décadas solo veía competir a los candidatos de los dos principales partidos por las posiciones políticas más importantes en el territorio estadounidense: el Nuevo Progresista y el Partido Popular Demócrata (PPD).

La certificación de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) se da con el 95.1 % de colegios electorales escrutados y confirma que Pierluisi cuenta con 380,704 votos (32.4 %), muy cerca de los 368,389 votos (31.3 %) que logró Delgado Altieri.

El presidente de la CEE, Francisco Rosado, insistió que esta segunda certificación no constituye ni debe interpretarse como un resultado final ya que aún hay votos en proceso de recuento, particularmente del sufragio adelantado.

Este conteo no incluye los sufragios que examina la Junta Administrativa de Voto Ausente y Voto Adelantado (JAVA) que reanudará esta tarde labores con el fin principal de procesar 110 maletines de papeletas que fueron rechazadas por las máquinas de escrutinio electrónico. El PNP ha insistido en que la mayoría de esos votos le benefician.

Con 5,295 de los 5,567 colegios electorales contabilizados, los datos ubican en el tercer lugar al Movimiento Victoria Ciudadana (MVC) y a su candidata Alexandra Lúgaro, con un 14.5 %. En un cuarto lugar se sitúa Juan Dalmau del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), con un 13.9 por % de los votos.

El Proyecto Dignidad, liderado por César Vázquez, con un 7 %, y el candidato independiente Eliezer Molina con el 0.7 %, completan la lista.

Las elecciones de este 3 de noviembre en Puerto Rico se reportan a poco más de un año de que protestas masivas de boricuas en el llamado “Verano del 2019” obligaran al entonces gobernador Ricardo Rosselló a renunciar a su puesto luego de la filtración de un nefasto chat entre el funcionario y otros miembros de su equipo así como alegatos de corrupción.

También se celebraron en medio de una crisis económica agravada en el país como resultado del impacto del huracán María, la lenta respuesta de las autoridades estadounidenses para ayudar en la recuperación, los sismos de este año, y la crisis por COVID-19.

Algunos boricuas insatisfechos

Precisamente por la coyuntura en la que se da estos comicios, muchos boricuas terminaron insatisfechos con los resultados de la contienda de este martes.

Los puertorriqueños que se lanzaron a las calles el año pasado a reclamar un Gobierno limpio y de altura cuestionaban en redes cómo era posible que un aspirante del mismo partido que Rosselló prevaleciera en las elecciones. Para una parte del electorado en Puerto Rico, los votantes no llevaron a las urnas los reclamos de cambio que reclamaron desde las calles.

Pierluisi, quien ocupó por unos días el puesto de Rosselló tras su renuncia pero una decisión del Tribunal Supremo de Puerto Rico ubicó a Wanda Vázquez en el cargo, es parte del mismo Gobierno contra el que millones de boricuas se levantaron.

Vázquez, contra quien Pierluisi se midió en primarias en octubre pasado, fue centro de una investigación por alegada negligencia en el manejo de los suministros enviados a la isla para los damnificados por el huracán.

A Vázquez, pero particularmente a Pierluisi se les asocia con la Junta de Supervisión Fiscal que maneja por disposición de la ley PROMESA las finanzas de la isla e impone límites en gastos a instituciones clave en la isla en favor de los bonistas.

Pierluisi era abogado de la Junta hasta antes de anunciar sus aspiraciones políticas.

Como abogado y cabildero del bufete O’Neill & Borges desde el 2017, Pierluisi fungió como asesor del organismo federal y cobraba hasta $400 por ahora.

En las manifestaciones del año pasado, los reclamos también iban dirigidos a esa entidad y a una auditoría a la deuda en la isla.

Elecciones sin precedentes

Sin embargo, aunque a simple vista lo que registraron las urnas ayer parece ser insuficiente en comparación con el clamor del verano pasado, hay varios datos que apuntan a lo contrario.

Para empezar, nunca antes en la historia de PR se había visto al PNP y al PPD recibiendo poco más de 30 % cada uno en una contienda a la Gobernación. Tampoco, tan cerca el uno del otro: 32.4 % versus 31.3 %, al momento. Lo anterior refleja que el electorado se diversificó para respaldar a partidos no tradicionales o de mayoría.

El hecho de que los cuatro candidatos que no son de los principales partidos que históricamente se intercambian el poder cada cuatro años, incluyendo uno independiente, hayan obtenido más del 36 % de los votos es señal de cambio.

Alcaldía de SJ se inclina al MVC y Legislatura mixta

La alcaldía de la capital San Juan, que tradicionalmente se reparten el PNP y el PPD, ahora cuenta con la candidatura de Manuel Natal Albelo de Victoria Ciudadana, que al término de anoche sobrepasaba, aunque con poco margen, al contrincante novoprogresista Miguel Romero. Esta es una de las contiendas para la que se realizará un recuento de votos.

Al menos cuatro candidatos del MVC prevalecieron por primera vez en la Legislatura en posiciones por acumulación, de acuerdo con los cálculos preliminares de la CEE.

En el Senado, Ana Rivera Lassén había obtenido 60,374 o un 5.83% en su escaño, mientras Rafael Bernabe recabó 58,956 o un 5.69% con un 91.58% de colegios reportados, según los datos de la Comisión.

En cuanto a la Cámara de Representantes, Mariana Nogales Molinelli iba por los 80,144 votos a su favor o un 7.77%, mientras José Bernardo Márquez alcanzaba 59,373 o un 5.75% en el escaño por acumulación.

“Se acabó la dictadura del bipartidismo”, afirmó Rivera Lassén en una conferencia en la sede del Partido. “Victoria Ciudadana logró uno de los objetivos electorales, que era cambiar esa composición de la Legislatura”, puntualizó.

Es importante destacar que los resultados oficiales y la confirmación  final de los candidatos se realizará luego del 9 de noviembre cuando inicie el escrutinio general, como disponen las leyes electorales en la isla.

Mayor balance de poder

La jornada de ayer manda además un mensaje directo a los políticos: que la configuración de poder en la isla ya no se limita a dos partidos de mayoría, y que, a partir de ahora, los funcionarios públicos deben hacer alianzas si quieren adelantar política pública y leyes en favor de los ciudadanos.

Además, la movilización a las urnas demostró que los boricuas están más comprometidos en fiscalizar las acciones de sus gobernantes y más conscientes de la posibilidad de sacar y reemplazar a políticos mediante el sufragio.